La importancia de establecer metas

El establecimiento de objetivos no es una habilidad natural de los niños. Aprender a aplicar objetivos es importante para los niños, ya que les ayuda a desarrollar habilidades para la vida que les faciliten la planificación del futuro usando una serie de pequeños pasos que conduzcan a recompensas positivas. Las acciones de establecimiento de objetivos superponen beneficios a través de los grupos etarios. Un buen momento para comenzar es cuando un niño tiene la edad suficiente para asumir responsabilidades simples, como recoger sus juguetes.

Proporcionar atención

Cuando ayudas a un niño a establecer metas, le das una visión del futuro. Ya sea que quiera guardar su mesada para comprarse un juguete nuevo, mejorar sus calificaciones o ir a la fiesta de cumpleaños de un amigo, el establecimiento de objetivos le da un enfoque positivo que le animará a tomar mejores decisiones, según el sitio web HumanBean. Este enfoque alienta al niño a pensar a futuro, acerca de las actividades o conductas que podrían acercarlo o alejarlo de alcanzar su meta. Como padre, puedes ayudar a tu hijo a desarrollar este enfoque. Por ejemplo, si el objetivo de tu hijo es obtener mejores calificaciones en su clase de ciencias, haz que piense en diferentes maneras a través de las cuales puede lograr este objetivo y que las anote. Las ideas sirven como metas más pequeñas y pueden incluir: verificar la tarea, entregar las tareas a tiempo y completar las tareas de crédito extra.

Darle un propósito

El establecimiento de objetivos le permite a una persona joven establecer los ideales para su vida y le anima a seguir adelante, incluso cuando se encuentra con contratiempos. Cuando un niño aprende a establecer metas, desarrolla un sentido de propósito. Los niños que tienen un sentido de propósito en la vida tienden a tener más confianza. Puedes mejorar el sentido del propósito de un niño ayudándole a establecer varias metas apropiadas para su edad. La Universidad de Tennessee recomienda alentar a tu hijo a crear objetivos relacionados con aspectos financieros, académicos, personales y deportivos o de fitness que sigan una línea de tiempo.

Motivación significativa

Los objetivos, cuando son específicos, realistas y medibles, motivan a los jóvenes. De acuerdo con un artículo de enero de 2012 del sitio web de "Woman’s Day", los niños que trabajan en las metas que se fijaron están más motivados para lograr el objetivo porque ven o experimentan directamente los beneficios de sus logros. Los objetivos más motivadores para los niños son significativos y personales.

Desarrollar responsabilidad y auto-eficacia

Las metas a corto y largo plazo ayudan a los niños a adquirir un sentido de la responsabilidad de sus propios comportamientos, según dice el experto en educación Gail Gross en un artículo de enero de 2014 en el sitio web "The Huffington Post". Con este sentido de la responsabilidad viene una mejor auto-eficacia, ya que las experiencias de establecimiento de metas positivas ayudan a un niño a aprender más sobre sí mismo y sobre los límites de sus habilidades. Un niño con alta auto-eficacia tiene menos probabilidades de ver una meta que no ha alcanzado como un fracaso. En su lugar, probablemente atribuya el resultado a los esfuerzos inapropiados.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por agustina dowling