Importancia del zinc en el cuerpo

El zinc juega un papel en varias funciones metabólicas, así como la función inmune. Los minerales como el zinc son elementos inorgánicos que se producen naturalmente en la tierra. El zinc está disponible en muchos alimentos o como un suplemento dietético. Puedes obtener zinc en tu dieta consumiendo alimentos de origen vegetal, ya que naturalmente absorben zinc del suelo y del agua. Los animales también consiguen zinc en el cuerpo cuando consumen plantas. Puedes obtener zinc indirectamente consumiendo ciertos alimentos de origen animal. Si decides tomar un suplemento alimenticio, informa a tu médico como medida de precaución.

Dosis de zinc

Las mujeres necesitan 8 mg de zinc al día, mientras que los hombres necesitan hasta 11 mg. Si estás embarazada, tu cuerpo requiere de 11 mg, y la lactancia materna requiere una ingesta de 12 mg. El zinc puede ser tóxico si se consumen más de 40 mg al día. La toxicidad aguda de zinc ocurre cuando se consume una gran cantidad de zinc a la vez. Esto puede causar problemas gastrointestinales, tales como náuseas, vómitos, diarrea y calambres. La toxicidad crónica de zinc ocurre cuando se ingieren grandes cantidades, más de 150 mg, durante un período prolongado de tiempo. Este tipo de toxicidad puede conducir a la función del hierro disminuida, problemas de absorción de otros nutrientes y disminución de la función inmune.

Función inmunológica

Tu cuerpo necesita zinc para crear los linfocitos T o células T, un tipo de glóbulo blanco que combate los invasores extranjeros en el torrente sanguíneo. Tener niveles bajos de zinc puede hacer que seas más susceptible a la neumonía u otras infecciones. El zinc es un tratamiento común para el resfriado común. Si bien es muy probable que no cure los resfriados, puede ayudar a aliviar los síntomas al reducir la inflamación en la cavidad nasal. Además, el zinc ayuda en la curación de heridas mediante el mantenimiento de la piel y las membranas mucosas, posiblemente previniendo el riesgo de úlceras crónicas en la pierna.

Papel metabólico

Las proteínas y las membranas celulares dependen del zinc para funcionar de manera apropiada. Una estructura conocida como el motivo dedo de zinc estabiliza varias proteínas diferentes, explica el Linus Pauling Institute. A fin de que el cobre actúe como un antioxidante, el zinc debe proporcionar el soporte estructural. Juntos, forman superóxido dismutasa de cobre y zinc, que ayuda a combatir los radicales libres para que tus células no sean susceptibles al daño.

Zinc en la dieta

Comer ciertos alimentos aumenta tu consumo de zinc. Una porción de 3 oz. de carne de res proporciona alrededor de 9 mg; el cangrejo rey de Alaska contiene 6,5 mg; el hombro de cerdo tiene 4,2 mg; y la langosta proporciona 2,5 mg por una porción de 3 onzas. Los productos lácteos también son ricos en zinc. Una taza de yogur contiene 1,6 mg; un 1 oz. de rebanada de queso suizo contiene 1,1 mg; y un vaso de 8 oz. de leche proporciona 0,9 mg. Ciertas fuentes vegetales están llenas de zinc. Los garbanzos (chickpeas) proporcionan 1,3 mg en 1/2 taza; 1 oz. de almendras proporciona 1 mg; y 1/2 taza de frijoles (kidney beans) contiene 0,8 mg.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por enrique alejandro bolaños flores