La importancia del ejercicio y la nutrición

Según Centers for Disease Control and Prevention, el ejercicio constante y una nutrición adecuada pueden ayudarte a mantener un peso saludable y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, además de ciertos tipos de cáncer. Tu cuerpo necesita combustible de calidad y el mantenimiento adecuado para funcionar de manera óptima, y la nutrición y el ejercicio te ayudan a cumplir con estos requisitos.

Directrices básicas de ejercicios


Tan sólo 30 minutos de ejercicio por día producirán resultados importantes.

La American Heart Association recomienda un mínimo de 30 minutos de actividad física al día cinco veces a la semana. Da una caminata a paso ligero o anda en bicicleta a un ritmo que haga que mantener una conversación sea un poco difícil. Cuando no puedas incluir un entrenamiento en tu día, evita el sedentarismo; camina hacia la tienda de la esquina en lugar de conducir y toma las escaleras en vez del ascensor. Estos ajustes menores pueden fortalecer tu corazón y mejorar la salud de tus arterias.

La estimulación mental y la estabilidad


La salud mental puede verse afectada positivamente por el ejercicio.

El ejercicio constante puede ayudar a mejorar tu estabilidad mental y apoyar la función cognitiva óptima. De acuerdo con U.S. National Library of Medicine, el ejercicio puede reducir las condiciones mentales negativas tales como la ansiedad, depresión y cambios de humor, mientras que mejora la autoestima. Siguiendo las recomendaciones mínimas de ejercicio puedes mejorar tu estado de alerta y el rendimiento en el trabajo, así como tu capacidad para desempeñar las tareas de menor importancia en la casa.

Mejorando la salud cardíaca


El ejercicio constante impacta de manera positiva a la salud del corazón.

Un estilo de vida sedentario puede tener un impacto adverso en la salud de tu corazón. De acuerdo con la American Heart Association, una nutrición adecuada y hacer ejercicio regularmente pueden reducir efectivamente el riesgo de enfermedades del corazón. Clark University revela que una dieta alta en colesterol y grasas puede causar que la placa arterial, un depósito de grasa, se acumule en las arterias ralentizando la circulación sanguínea. Hacer ejercicio con regularidad y reducir tu consumo de grasa y colesterol ayudará a combatir la acumulación de placa.

Control efectivo del peso


Una dieta balanceada ayudará a que te deshagas de esas libras de más.

CDC indica que el sobrepeso puede afectar negativamente a tu corazón, aumentando el riesgo de ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades como el accidente cerebrovascular, la diabetes y la presión arterial alta. El ejercicio, junto con una dieta adecuada ayudará a que tu cuerpo se coloque en déficit calórico, lo que significa que quemarás más calorías de las que consumes. Consumir alimentos con alto valor nutritivo, pero bajos en calorías, como las frutas frescas, verduras crucíferas y proteínas magras como el pescado y las aves de corral puede ayudarte a crear un déficit calórico. Come de cinco a seis veces por día carbohidratos y proteínas en porciones del tamaño de tu puño.

Mejora del rendimiento físico


Puedes mejorar tu rendimiento físico combinando adecuadamente la dieta y el ejercicio.

Cuando le proporcionas a tu cuerpo combustible a través de una nutrición adecuada combinada con ejercicio constante, mejoras tu rendimiento físico. Case Western Reserve University señala que son vitales para lograr un rendimiento deportivo óptimo. Consumir carbohidratos saludables te proporcionará energía constante, mientras que las proteínas magras apoyarán el desarrollo muscular y la reparación. El ejercicio y la nutrición trabajan sinérgicamente, creando la capacidad para mejorar el rendimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. rick wallace | Traducido por barbara obregon