Importancia del colageno para la salud

El colágeno, una proteína fibrosa que se encuentra principalmente en tejidos conectivos, se encuentra en todos los tejidos del cuerpo. Es importante para crear y mantener el cartílago, huesos y otros tejidos sanos a pesar de ser más conocido por su uso cosmético como rejuvenecedor de la piel. El colágeno, junto con otros componentes del cuerpo, ofrece una estructura fuerte y flexible capaz de soportar la tensión y el estiramiento y sanar las heridas mediante la conexión de la piel desgarrada. El cuerpo humano tiene por lo menos 16 tipos de colágeno, pero los tipos más destacados son I, II y III.

Salud de los huesos

Los huesos son tejido vivo y en crecimiento formado principalmente por colágeno y calcio. A partir de los 30 años, el cuerpo pierde substancia ósea más rápido de lo que puede producirlo. Debido a los cambios hormonales y otros factores relacionados con la edad, el nivel de colágeno producido también disminuye con la edad. La osteoporosis se produce cuando la masa ósea y mineral se pierde demasiado rápido o se repone demasiado despacio, causando huesos frágiles o débiles que se pueden romper con más facilidad. Las personas que tienen una mutación genética de colágeno tipo I pueden desarrollar osteoporosis debido al poco colágeno o de mala calidad en los huesos. Las mujeres están particularmente en riesgo de padecer osteoporosis a partir de los primeros años posteriores a la menopausia, a medida que los niveles de estrógeno disminuyen.

Salud del cartílago

El cartílago, que se compone principalmente de colágeno, es más flexible y menos denso que el hueso al tiempo que conserva un aspecto estable. Se encuentra en la nariz, los oídos, la garganta y en las articulaciones de todo el cuerpo. En las articulaciones, el cartílago evita que los huesos se rocen entre sí, promueve la facilidad de movimiento y ayuda en la reparación. El colágeno no se limita a formar el cartílago; el estudio "Induced Collagen Cross-links Enhance Cartilage Integration" (Los enlaces cruzados de colágeno inducido mejoran la integración del cartilago), publicado en abril de 2013 en Plos One, encontró que el colágeno también puede ayudar a conectar el cartílago natural al cartílago diseñado por ingeniería en los casos en que se degrada o se encuentra ausente para ayudar a reparar los tejidos.

Salud de la piel

La piel humana contiene 14 tipos de colágeno, pero el 80% es colágeno de tipo I y 15% es de tipo III. El colágeno tipo I apoya la resistencia de la piel, mientras que el tipo III consiste en mantener la elasticidad. Después de un rasguño o corte en la piel, el cuerpo produce colágeno para volver a conectar los tejidos de la piel y ayudar a sanar la lesión. Cuando el colágeno se rompe debido a la edad o una enfermedad, la piel se adelgaza, reseca, arruga y en general se vuelve más frágil y susceptible a lesionarse. Algunas enfermedades también pueden interferir o atacar el colágeno en la piel y otros tejidos, tales como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide y la esclerodermia.

Efecto antiedad del colágeno

El envejecimiento de la piel se caracteriza por las líneas finas, la flacidez y las manchas. Estas marcas de la edad se deben en parte a las deficiencias y descomposición del colágeno por el daño a la piel, la edad o las enfermedades. La exposición excesiva al sol o el bronceado artificial puede acelerar o exacerbar estos síntomas de envejecimiento. Varios tratamientos para tratar de producir colágeno incluyen cremas, inyecciones y tratamientos para la piel con láser. Después de los tratamientos para la piel, los niveles de colágeno ligeramente pueden aumentar, lo que ayuda al cuerpo a reparar la piel. Los tratamientos no añaden colágeno, simplemente estimulan al cuerpo a producir más colágeno en la piel. No se ha demostrado que estos tratamientos ayuden en otras áreas del cuerpo con falta de colágeno.

Más galerías de fotos



Escrito por tavia pennington | Traducido por maria del rocio canales