La importancia de bañar a un bebé

Como nuevos padres, estás ocupado aprendiendo todas las tareas relacionadas con el cuidado de tu nuevo bebé. Tienes que aprender todo sobre los métodos de alimentación, las rutinas de sueño y cambios de pañales, sólo para nombrar unos pocos. Darle al bebé un baño es una de las responsabilidades que no sólo es importante para su salud y limpieza, sino que puede llegar a ser un momento agradable entre tú y tu bebé.

Limpiando al bebé

Aunque tu bebé no hace las mismas actividades que los niños mayores o adultos que pueden justificar el baño diario, necesitan un baño dos o tres veces a la semana. Los bebés necesitan baños regulares para limpiarse la piel y el cabello más consistentes que secarlos con un trapo después de comer o durante el cambio del pañal. Los baños controlan el exceso de grasa en el cabello, limpian la piel del bebé de la humedad excesiva y secan las áreas entre sus pliegues de la piel.

Manteniéndose saludable

Los baños ayudan a proteger la salud de la piel de tu bebé. Su piel puede ser frágil y protegerlo mediante el uso de jabón hecho específicamente para bebés en lugar de productos diseñados para los adultos conserva la suavidad de su piel. Un baño es también un momento para revisar si su cuerpo tiene erupciones o áreas de piel seca. Masajear los brazos y las piernas mientras lo bañas mejora la circulación en sus extremidades. Los bebés que no tienen el pelo limpio pueden ser propensos a episodios de dermatitis seborreica, una condición que provoca piel escamosa en el pelo y las cejas, según HealthyChildren.org. La costra láctea es causada por el exceso de trabajo de las glándulas sudoríparas y se puede minimizar con champú regular.

Beneficios emocionales

Con un poco de práctica, un baño puede convertirse en un momento relajante y reconfortante entre tú y tu bebé. Bañar a tu bebé le enseña la importancia del tacto y le da la sensación de contacto con la piel. Estar cara a cara con tu bebé durante el baño promueve el contacto visual y proporciona una interacción positiva entre los dos. Envolverlo en una toalla suave y secarlo suavemente después de bañarlo le permite sentir un ambiente cálido y seguro.

Hora de juego

Más allá de los beneficios emocionales y de salud, la hora del baño puede ser también un tiempo de juego para tú y tu pequeño. Salpicar y jugar le permite a tu bebé aprender acerca de la consistencia del agua. Los juguetes del bebé y las burbujas le enseñan la coordinación mano-ojo y son divertidos para jugar en la bañera. Cantar canciones y señalar las partes del cuerpo son formas divertidas de que tu bebé pueda disfrutar de un baño mientras lo limpias al mismo tiempo. Constantemente bañar a un bebé no sólo reducirá las condiciones adversas para su salud, sino que continuará proporcionando un período de unión entre tú y tu bebé.

-

-

Más galerías de fotos



Escrito por meg brannagan | Traducido por juan ignacio ceviño