¿Qué impide que el alimento entre en tus pulmones?

Cuando el alimento entra en los pulmones en vez de el esófago, afecta a la respiración y puede causar asfixia y otros problemas. Las estructuras internas de la boca y el cuello tienen cada una un papel distinto para respirar, hablar y tragar. El mecanismo de la deglución es un proceso complejo que, cuando funciona correctamente, lleva el alimento al esófago para ser transportado hasta el estómago. Decenas de músculos y nervios funcionan para movilizar el alimento en la dirección correcta. Un pedazo de cartílago llamado epiglotis desempeña un papel clave para garantizar que los alimentos no entren en la tráquea o los pulmones.

Respirar y tragar

El sistema respiratorio consiste en varios órganos, incluyendo la boca, la nariz, la laringe, la faringe, la tráquea y los pulmones. La laringe es de donde sale la voz, la faringe es la garganta y la tráquea es el conducto hasta los pulmones. El esófago, que no forma parte del sistema respiratorio, y la tráquea, ocupan un área que se encuentra entre los dos pulmones. El cartílago llamado epiglotis está situado en frente de la laringe y detrás de la lengua.

Epiglotis

La epiglotis se mueve hacia atrás y hacia adelante para evitar el paso de alimentos y líquidos a los pulmones. La posición vertical habitual de la epiglotis permite que el aire fluya hacia los pulmones y la laringe. Cuando uno traga, la epiglotis se aplana hacia atrás para cubrir la entrada de la laringe y evitar que los alimentos entren en el lugar equivocado. La epiglotis retorna a su posición normal después de tragar.

Mecanismo de deglución

El mecanismo de deglución se compone de tres etapas, comenzando con la fase oral que comienza en la boca. La segunda etapa, llamada fase faríngea, desencadena el reflejo de deglución que lleva el alimento a través de la garganta, o faringe. Durante la fase faríngea, la laringe se cierra y deja de respirar mientras la comida comienza a moverse a través de la garganta hasta el esófago. El cierre de la laringe se lleva a cabo por la epiglotis. Durante la tercera etapa, la comida se mueve a través del esófago hasta el estómago.

Complicaciones

Es posible que, en algunas ocasiones, sientas que "la comida va por el camino equivocado" después de ingresar los alimentos en el tracto respiratorio, que se llama aspiración. Algunas condiciones médicas causan problemas con la deglución. Las personas con disfagia tienen problemas para tragar y pueden experimentar dolor o aspiración de alimentos en la laringe, los pulmones y la tráquea. Los alimentos pueden atascarse en las vías respiratorias y causar dificultad para respirar y ahogo. La aspiración de alimentos puede llevar a la neumonía por aspiración, que puede dañar a los pulmones y causar bloqueo, infección e inflamación. La inflamación de la epiglotis, una rara enfermedad llamada epiglotitis, es el resultado de las bacterias en este sector y es potencialmente mortal que requiere atención médica de emergencia y hospitalización.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por sofia loffreda