El impacto de la televisión en el desarrollo cerebral durante la primera infancia

Muchos padres permiten que sus hijos vean la televisión desde una edad muy temprana. Aunque muchos niños pequeños ven regularmente televisión, la American Academy of Pediatrics recomienda que los niños menores de 2 años no la vean en absoluto, y que los niños mayores de 2 años la vean solamente una o dos horas por día. Incluso los programas educativos de televisión pueden afectar al cerebro. Limitar la exposición a la televisión puede reducir algunos de sus efectos sobre el desarrollo del cerebro.

Desarrollo cognitivo

Aunque muchos programas para niños tienen un contenido educativo, en realidad la exposición a este material no parece hacer que los niños sean más inteligentes. Un estudio de 2005 dirigido por F.J. Zimmerman en la University of Washington y titulado "Consideraciones sobre la televisión infantil y sus resultados cognitivos: un análisis longitudinal de datos nacionales" ("Children's Television Viewing and Cognitive Outcomes: A Longitudinal Analysis of National Data"), encontró efectos cognitivos generalmente negativos entre los niños que vieron televisión regularmente antes de los 3 años de edad.

Agresión

Mirar mucha televisión cuando se es niño, sobre todo cuando la programación contiene violencia, puede dar lugar a comportamientos agresivos de toda la vida. Un estudio de 15 años, dirigido por L. Rowell Huesmann en la University of Michigan, encontró una correlación significativa entre ver violencia en la televisión y un comportamiento agresivo posterior. La correlación fue particularmente marcada en los varones.

Menos lectura

La lectura es una de las habilidades más importantes que los niños deben desarrollar en sus primeros años de educación, y de acuerdo a un estudio, los niños que ven mucha televisión a una edad temprana son menos propensos a leer. El estudio, dirigido por E.A. Vandewater en la University of Texas, reveló que un tercio de los niños menores de 6 años crecen en hogares donde la televisión casi siempre está encendida. Los niños de estos hogares pasan menos tiempo leyendo y son menos competentes para leer por su cuenta.

Más galerías de fotos



Escrito por holly case | Traducido por josé antonio palafox