El impacto psicológico de la pubertad

Tu dulce y bien educado hijo puede convertirse en una persona completamente diferente cuando atraviesa por la pubertad. Durante esta etapa, los adolescentes experimentan muchos cambios físicos y psicológicos que pueden dar como resultado confusión, ira y rebelión. Aunque frecuentemente alejan a sus padres, necesitan el apoyo y su comprensión para sobrevivir a esta etapa y surgir como adultos maduros. Aprender acerca de los cambios psicológicos más preocupantes que tienen lugar durante la pubertad te puede ayudar a estar mejor preparado para lidiar con tu hijo durante esta etapa.

Insatisfacción corporal y baja autoestima

Durante la pubertad, los adolescentes luchan con querer ser aceptados y tratar de ser aceptados por sus compañeros. Como sus cuerpos comienzan a cambiar, pueden sentirse diferentes y comenzar a estar conscientes de estos cambios. Una encuesta a 1,266 adolescentes realizada por Marita McCabe y Lina Ricciardellii, publicada en el número del verano de 2001 de "Adolescence", encontró altos niveles de insatisfacción corporal entre los adolescentes. Las chicas adolescentes estaban más preocupadas por perder peso, mientras que los hombres estaban enfocados en incrementar la masa muscular. La preocupación cada vez mayor en cuanto a la imagen corporal frecuentemente conduce a una baja autoestima. Otros estudios confirman esto, como una encuesta a 3,586 chicas adolescentes, realizada por Commonwealth Fund, que encontró que más de la mitad de las chicas estadounidenses que entran a la pubertad experimentan una disminución drástica en su autoestima, lo que las deja vulnerables a la presión del grupo. Durante esta etapa, es importante para los adolescentes entender que el cambio es normal y que eventualmente todo mundo lo experimentará.

Cambios de humor

Los adolescentes son conocidos por sus "hormonas iracundas" y los cambios de humor drásticos. El humor de un adolescente que atraviesa por la pubertad puede fluctuar entre la emoción, la ira, la ansiedad y la depresión. Sheryl Smith y sus colegas, en un estudio publicado en el número de abril de 2007 del diario "Nature Neuroscience", encontraron que la hormona THP, que es un esteroide natural, tranquiliza a los ratones hembra adultas y a las pequeñas antes de la adolescencia en respuesta al estrés. Sin embargo, durante la pubertad, la hormona tiene el efecto contrario al incrementar la ansiedad. El estudio fue realizado en ratones hembra adolescentes. Estos descubrimientos muestran que la pubertad es una época de gran revuelta emocional y estrés para las mujeres.

Buscar independencia

Conforme los adolescentes experimentan los cambios que acompañan la pubertad, llegan a la conclusión de que están entrando a la adultez. Durante este tiempo, la mayoría de los adolescentes sienten un fuerte deseo de comenzar a separarse de sus padres y buscar su individualidad. Es común que los adolescentes se vuelvan distantes durante esta época. Están en la etapa del desarrollo de una identidad que es única para ellos. "Logran esta tarea experimentando al igual que pensando cuáles son sus necesidades y cómo pueden actuar mejor para cumplirlas", explica la terapeuta familiar Angela Oswalt, M.S.W. Algunos adolescentes buscan su independencia al rebelarse o experimentar con comportamientos poco saludables.

Despertar sexual

Antes de llegar a la pubertad, los chicos se veían menos afectados por los papeles de género y las diferencias. Conforme sus hormonas cambian, comienzan a ver al sexo opuesto bajo una luz diferente y comienzan a experimentar un despertar sexual. Durante esta época, es normal que los adolescentes comiencen a participar en relaciones románticas y experimentar con comportamientos físicos, como los besos e incluso encuentros sexuales. Al mismo tiempo, también se ven más afectados por los papeles de género y frecuentemente desarrollan una preferencia por actividades más específicas para su género. Algunos adolescentes pueden experimentar vergüenza en cuanto al desarrollo de su cuerpo y su curiosidad sexual y pueden elegir retraerse de sus amigos y familia.

Más galerías de fotos



Escrito por lauri revilla | Traducido por laura de alba