El impacto de los deportes en los niños pequeños

Durante las últimas décadas, los niños se relacionan menos en juegos no estructurados y juegos libres, y más en deportes organizados. Los padres deben considerar cuidadosamente cómo el estar involucrados en los deportes puede afectar a sus hijos, especialmente cuando sus hijos son pequeños. Si bien la participación en deportes organizados tiene tantos beneficios sociales como físicos para los pequeños, se deben tener en cuenta las preocupaciones en cuanto a la seguridad y los beneficios a medida que los participantes son más jóvenes, según lo recomienda la American Academy of Pediatrics.

Ejercitar resulta más fácil

Aunque la mayoría de los niños se inclina naturalmente a estar activo físicamente, no todos los niños se motivan a sí mismos para levantarse y moverse. En el boletín del UMPC “Pros and Cons of Youth Sports Participation (Las ventajas y desventajas de la participación de los más pequeños en los deportes)”, el entrenador Joseph Luxbacher señala que la participación en deportes organizados introduce la estructura y las directivas a la actividad física del niño. El seguir el horario de un equipo le brinda a los niños un lugar y tiempo definido para hacer ejercicio. A los niños también se les da la oportunidad de aprender cómo comprometerse en actividades físicas a través de la participación en los deportes.

Ejemplos a seguir y la socialización

La participación en deportes organizados les brinda a los niños tiempo para interactuar con otros niños y aprender importantes habilidades sociales, tales como trabajar de manera cooperativa con otros y mostrar un buen espíritu deportista. Para los niños más pequeños que todavía son muy egocéntricos, la participación en equipos de deportes les enseña a pensar sobre el grupo como un todo y los anima a ser felices por el éxito de sus compañeros de equipo. Los niños también pueden beneficiarse al pasar tiempo con el entrenador y tener la oportunidad de desarrollar una relación positiva con un adulto distinto a sus padres, especialmente si el entrenador es tanto habilidoso y dedicado a ser un mentor positivo.

Estrés agregado y aumento en el compromiso

Aunque puede provenir de diferentes fuentes –los padres, entrenadores, compañeros de deportes o ellos mismos– muchos niños que están involucrados en deportes organizados sienten la presión por tener éxito. Si bien un poco de estrés puede ser beneficioso porque puede aumentar el nivel de alerta y hacer que el niño rinda de manera enfocada, tenga más fuerza y estamina: demasiado estrés puede hacer que el niños sufran de agotamiento, según los expertos de la página web KidsHealth.org en el artículo “Competitive Sports: Helping Kids Play it Cool (Deportes competitivos: ayudando a los niños a jugar de manera divertida)”. Los niños pequeños que participan en deportes pueden estar expuestos a demasiada organización, lo cual puede entorpecer el desarrollo de otras habilidades importantes tales como la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Procedimientos y demandas inapropiadas para el nivel de desarrollo

Aunque muchos entrenadores y padres urgen a los niños a que realicen las habilidades de manera adecuada, la mayoría de los niños no desarrollarán antes las habilidades motoras básicas tales como patear o lanzar porque han estado expuesto a ellos a una edad temprana. En la publicación “Organized Sports for Children and Preadolescents (Deportes organizados para niños y preadolescentes)” de la American Academy of Pediatrics se sugiere que los niños pequeños pueden experimentar la frustración y el fracaso si la demanda que le imponen en deportes es más alta de lo que su desarrollo físico y cognitivo le permite. La autoestima de los niños pequeños también puede ser afectada cuando las medidas incluyen trofeos y torneos en el desenvolvimiento del deporte.

Más galerías de fotos



Escrito por carissa lawrence | Traducido por liz mancilla