Imagen corporal distorsionada en adolescentes

Los años de la adolescencia suelen ser pasibles de preocupación con respecto a la apariencia y el peso. Para algunos adolescentes, esta preocupación por encajar y lucir bien puede dar lugar a una visión distorsionada de la imagen. Hay varios factores que juegan un papel importante en la imagen del cuerpo de tu hijo, pero esto no implica que esté condenado a sentirse mal consigo mismo siempre. Intervenir y ayudar a tu hijo a superar los problemas relacionados con su aspecto puede mejorar su autoestima y mantenerlo saludable.

Causas

La presión por encajar con sus pares puede impulsar una imagen corporal distorsionada. Si tu hijo percibe a sus amigos como musculosos y en buena condición física o delgados y tonificados, podría verse a sí mismo y sentir que no está a la altura. Las tendencias corporales malsanas representadas en las revistas, los medios sociales y la televisión, también pueden influir en su imagen, de acuerdo con "Thriving Family", publicado por Focus on the Family. Como los adolescentes quieren conformar, lucir diferente a los ideales percibidos puede tener un impacto negativo en su imagen corporal y su autoestima.

Investigación

Se han hecho muchos estudios con respecto a la imagen corporal y los adolescentes. Las investigaciones indican que hasta un 88 por ciento de las adolescentes tienen una visión negativa de su cuerpo, el 58 por ciento de las adolescentes quieren perder peso y más de un tercio de los varones adolescentes sienten que son demasiado pequeños, informa la University of Minnesota School of Public Health. Como muchos adolescentes identifican su apariencia con su valía, una imagen corporal distorsionada puede afectar su vida de muchas maneras.

Peligros

En muchos casos, una imagen distorsionada del cuerpo puede llevar a conductas de alimentación poco saludables. Los adolescentes de ambos sexos reportan el uso de laxantes, vómitos, píldoras de dieta, cigarrillos y diuréticos para inducir la pérdida de peso, de acuerdo con la University of Minnesota School of Public Health. En algunos casos, un adolescente puede desarrollar un trastorno alimentario, que puede conducir a muchos problemas de salud e incluso puede causar la muerte si la condición no es tratada. Los adolescentes que desarrollan una obsesión alrededor de ciertos aspectos de su apariencia pueden pasar grandes cantidades de tiempo maquillándose, entrenando con pesas u otros medios, para lograr su imagen corporal deseada. Algunos adolescentes pueden dejar de ir a la escuela o pasar tiempo con amigos porque el foco en el aspecto ocupa todo su tiempo.

Qué pueden hacer los padres

Si te preocupa que tu hijo esté luchando con su imagen corporal, obtener ayuda puede resolver los problemas y mejorar su autoestima y calidad de vida. Los terapeutas especializados en imagen corporal adolescente y terapia cognitivo-conductual son buenas opciones. También puedes modelar hábitos saludables para tu hijo. Cocina y consume alimentos saludables, y haz mucho ejercicio cada día. Kaiser Permanente recomienda que tu hijo participe en la planificación y preparación de las comidas, y la elección de actividades de acondicionamiento físico que disfruta. Esto aumenta las posibilidades de que haga elecciones de estilo de vida saludables. Evita hablar acerca de tus propios problemas corporales o discutir sobre la pérdida de peso o dieta, ya que puede conducir a conductas de una imagen corporal distorsionada. Elogia a tu hijo en los rasgos que no tienen nada que ver con su aspecto, como una buena nota en un examen o un tiro libre acertado en su juego de baloncesto.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por maría florencia lavorato