Cómo iluminar la piel naturalmente

Escrito por Sharin Griffin | Traducido por Luis Alberto Fuentes Schwab
Cuida tu piel para que se vea radiante y joven.
Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Iluminar tu piel te puede dar la apariencia de satisfacción y belleza. El daño diario que experimenta la piel debido a las toxinas ambientales y al estrés puede disminuir ese efecto, haciendo que se vea cansada y envejecida. Para tener una piel más brillante, tienes que seguir un régimen de cuidado diario que se ocupe de la eliminación de las células muertas y de la limpieza de los poros.

Exfolia tu rostro con un suave exfoliante para lavado de cara en la mañana y en la tarde. El exfoliante eliminará las células muertas de la piel y expondrá la parte más fresca de la parte inferior de misma. Asimismo, destapará los poros, lo que le dará un aspecto más limpio y más brillante.

Aplica una crema hidratante después de cada limpieza. Las cremas hidratantes con vitamina E y vitamina K son ideales para la iluminación de la piel, ya que promueven la salud de la piel y su rejuvenecimiento. A la vitamina K también se le atribuye el esclarecimiento de la piel y el desvanecimiento de las molestas manchas oscuras.

Prepara una mascarilla facial con 1 cdta. de miel, 1/2 cdta. de puré de mango y aguacate, 1 cda. de harina de avena, 1 cda. de leche, 1 cdta. de gel de aloe vera y una clara de huevo. Mezcla bien los ingredientes y aplícala en el rostro, dejándola actuar durante 15 minutos. Retira la mascarilla con agua fría y deja que tu rostro se seque al aire. Haz esto dos o tres veces a la semana y continúa siempre con la crema hidratante.

Bebe por lo menos ocho vasos de agua al día. Mantener la piel hidratada desde el interior hará que se vea más brillante y más joven, ya que permite la eliminación de las toxinas y de las bacterias dañinas.

Come alimentos ricos en ácidos grasos omega-3. El pescado, los huevos y los vegetales de hojas verdes son una buena opción y contienen cantidades saludables de omega-3. Estos ácidos grasos ayudan a los vasos sanguíneos y a la circulación. El flujo sanguíneo adecuado aumenta la salud de la piel y la vitalidad.

Consejo

Lávate siempre la cara con agua fría. El agua caliente puede darle a la piel un aspecto mate.