Igualdad de géneros en becas deportivas

La igualdad de género en la financiación de becas ha causado algunos de los más acalorados debates en los deportes universitarios. Las mujeres han estado luchando por la igualdad en el deporte universitario durante décadas, debido al sexismo y otros temas sociales. Desafortunadamente, las luchas sociales nacionales fueron útiles en la misión de brindar oportunidades a las mujeres para participar en los deportes. Con el paso del título IX y la creación de la Women's Intercollegiate Athletic Association (WIAA), más tarde absorbida por la NCAA, han hecho grandes progresos. Sin embargo, las universidades en los Estados Unidos aún luchan para satisfacer las demandas de igualdad de género.

Historia

Las restricciones a la participación femenina en los deportes fueron originalmente puestas en marcha por las instructoras de educación física. Durante las dos primeras décadas del siglo XX, las oportunidades para las mujeres a participar en deportes colegiales continuamente fueron disminuidas, según la Women's Sports Foundation. En la década de 1920 las mujeres sólo podían participar en deportes vía jornadas deportivas recreativas, porque se pensaba que demasiado esfuerzo físico no era saludable para el cuerpo femenino y daría lugar a masculinización. A la competencia y al esfuerzo se les restó importancia durante estos días deportivos amistosos y la socialización fue el tema central.

Cambio social

Durante la gran depresión, más y más mujeres se fueron a trabajar para sostener a sus familias. Trabajar en lugares tales como fábricas proporcionaron oportunidades para las mujeres de unirse a las ligas deportivas industriales y así llegó a ser socialmente más aceptable para las mujeres participar en los deportes. De hecho, las educadoras físicas comenzaron a admitir que la participación deportiva había mejorado en lugar de haber perjudicado la salud de mujeres universitarias, como habían insistido que sucedería en los años previos a la depresión. Con ello, comenzaron a permitir que más chicas participar.

Guerras

Durante la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Vietnam, porciones significativas de la población masculina fueron enviadas para apoyar el esfuerzo de guerra. Con menos hombres disponibles para participar en deportes en los Estados Unidos, las oportunidades para las mujeres de participar aumentaron exponencialmente. Las estudiantes universitarias fueron capaces de aprovechar una oportunidad de crecimiento para competir con las chicas de otras escuelas y comenzaron a organizar ligas deportivas femeninas. Este movimiento coincidió con el comienzo del movimiento feminista y la noción de que las mujeres deberían estar representadas igualmente en los deportes colegiales fue masificada.

Título IX

A finales de la década de 1960, fue claro que el atletismo universitario femenino carecía desesperadamente de fondos. Personalidades como Billy Jean King comenzaron a hablar sobre la desigualdad entre hombres y mujeres en la educación superior. En medio de la creciente demanda, el Congreso, encabezado por el representante de Edith Green de Ohio, comenzó a sostener audiencias relativas a la igualdad de género en las escuelas financiadas con fondos públicos en 1970, según Iram Valentin, investigador del Education Development Center. Como resultado de las audiencias, el Título IX fue aprobado dos años más tarde. Se requiere financiamiento igual por la ley para los atletas masculinos y femeninos, incluyendo la distribución de las becas.

WIAA

Con la aprobación del Título IX vino la creación de la Women's Intercollegiate Athletic Association. La WIAA fue el cuerpo que gobierna para todo el atletismo femenino intercolegial desde 1972 a 1982. La organización luchó para separar el atletismo femenino del atletismo masculino para asegurar financiamiento igual para el equipo y becas, mientras que las atletas y entrenadoras estaban comenzando a sentir que la organización las retenía. Aislando atletismo femenino, la WIAA inadvertidamente causó que el atletismo masculino y femenino se consideraran desigualmente, para disgusto de los participantes. Finalmente, después de una reunión de entrenadores y atletas, la WIAA fue absorbida por la NCAA, que fue encargada con la tarea de mantener igualdad de becas deportivas para hombres y mujeres. Hoy en día, muchos todavía trabajan para igualar a los géneros en el atletismo universitario, pero se ha hecho estupendo progreso en la dirección correcta.

Más galerías de fotos



Escrito por christie carlson | Traducido por paulina illanes amenábar