Cómo identificar los posibles obstáculos en el aprendizaje en los niños

Lograr el éxito en la escuela no es algo que todos los niños puedan lograr fácilmente. Muchos niños experimentan obstáculos que convierten el aprendizaje en un desafío. Los niños pueden tener dificultades para entender nuevos conceptos, incapacidad para concentrarse el tiempo suficiente para aprender el material que se les presenta, o una discapacidad no diagnosticada. La habilidad para reconocer los potenciales obstáculos te permitirá trabajar con los profesores de tu hijo para implementar estrategias de enseñanza alternativas para que así pueda aprender.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Mira las tareas y trabajos escolares de tu hijo. Rock Moore y Michelle A. Moore, autores de "Active Teaching and Learning Strategies: Creating a Blueprint for Success" (La enseñanza activa y estrategias de aprendizaje: Creación de un plan para el éxito), en el que puedes descubrir las áreas en las que tu hijo tiene dificultad al analizar sus calificaciones y por qué. Las bajas calificaciones pueden destacar los temas o conceptos que tu hijo no entiende para que así puedas comenzar el proceso de descubrir los obstáculos que le impiden la internalización de información específica.

  2. Observa cómo tu hijo utiliza sus habilidades motoras finas. Estas habilidades son aquellas que le permiten a tu hijo a completar tareas como escribir de forma legible, cortar con tijera y pegar. Christine MacIntyre, autora de "Identifying Additional Learning Needs: Listening to the Children" (Identificación de las necesidades adicionales de aprendizaje: Escuchando a los niños), dice que las habilidades motoras finas son componentes esenciales del éxito en la escuela, ya que permiten a tu hijo a completar una serie de tareas diseñadas para aumentar la comprensión. Si tu hijo tiene dificultades para formar letras o completar tareas manuales, deberías considerar hablar con su profesor para saber en qué forma le puedes ayudar a mejorar estas habilidades.

  3. Identifica si tu hijo tiene dificultades para permanecer sentado y prestar atención. MacIntyre escribe que algunos niños tienen problemas para aprender debido a prefieren estar en movimiento mientras hacen algo en ligar de permanecer sentados, quietos y escuchando instrucciones. El déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés) es un diagnóstico que por lo general se acompaña de inquietud crónica y el comportamiento impulsivo. Incluso si tu hijo no padece de ADHD, hablar con el profesor de tu hijo acerca de formas alternativas para fomentar la concentración, como alejar su escritorio de sus compañeros, puede ayudar a que mejore en el aprendizaje.

  4. Determina la cantidad de tiempo que tu hijo pasa participando activamente en el material. Muchos niños aprenden visualmente y el hecho de solamente escuchar a su profesor hablar no les permite aprender sin probar lo que se les está enseñando. Los experimentos científicos, proyectos de arte y los juegos de rol tienen un papel importante en la habilidad que tiene tu hijo para procesar lo que aprende. Habla con su profesor para ver cuánto tiempo está participando de manera activa y considerar incluir algunas oportunidades de aprendizaje activo en el hogar y así complementar lo que está viendo en la escuela.

  5. Lleva a tu hijo para que le hagan exámenes auditivo y de visión. Es difícil para un niño aprender si no puede ver u oír con claridad. MacIntyre dice que las discapacidades a menudo presentan obstáculos en el aprendizaje porque hacen que el rendimiento académico aún más difícil. Si tu hijo no ve bien, unos anteojos le ayudarán a tener un progreso importante en la escuela. Los problemas de audición se pueden tratar con aparatos para la audición o ubicando al niño en un lugar distinto del salón.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mariajose mansilla