Ideas para vestir ropa casual de oficina

Sólo porque el código de vestimenta de tu lugar de trabajo es casual no significa que tus elecciones de ropa deben ser así. Es importante poner especial empeño en cada conjunto que uses para el trabajo, porque tu ropa representa quien eres. Al hacer buenas elecciones de ropa, tus compañeros de trabajo y clientes pensarán que te enfocas en tu trabajo con los mismo estándares. La clave es crear un guardarropa de piezas clásicas que calcen bien y que combinen con algunas tendencias apropiadas. Al hacerlo de manera exitosa, te sentirás seguro de ti mismo y estilizado para ir al trabajo cada día.

Hombres

El atuendo de negocios informal tiene una connotación de ropa a la medida que sea un poco más elegante que la ropa de fin de semana. Los hombres se ven mejor en pantalones caqui o en colores neutrales, como marrón, gris oscuro o negro. Acompáñalos con una camisa tipo polo, una con margas cortas de botones en colores sólidos o una camisa a cuadros o a rayas. Ya que los colores azul marino, marrón y blanco son colores clásicos que se combinan bien con todo, opciones más frescas incluyen el verde, mandarina, azul claro y tonalidades amarillas. En climas frescos, acompaña tu conjunto con una chaqueta o cárdigan o un chaleco con estilo y personalidad. El truco de ponerse varias capas es asegurarse de que las texturas, patrones y colores combinen bien y favorezcan tu tono de piel.

Mujeres

Usa pantalones de vestir de mujer incluyendo pantalones a la medida, pantalones rectos de diferentes colores o capris anchos en la parte de abajo y con diseños, lo cuál añade un elemento elegante. Combina estas piezas con blusas que marquen las mangas o cintura, que tengan volados en el frente o que tenga un vuelo estilo peplum. Las blusas con tejido de punto y con mangas largas y anchas, por ejemplo, tienen estilo y son lo suficientemente elegantes para una reunión con clientes. Las faldas con cortes en línea A, que lleguen a la rodilla y vestidos holgados se ven bien en todos los colores desde sólidos hasta estampados florales o figuras geométricas sutiles. Cuando el clima se pone más frío, puedes usar un conjunto de blusa y suéter del mismo color con una falda o vestido, o una chaqueta de 3/4. El mostrar mucha piel o escote no sigue las reglas de código de etiqueta de ropa casual para oficina.

El tema de las tendencias

Intercala tendencias en tu estilo casual de negocios, pero hazlo con precaución usando solamente un par de tendencias a la vez. Por ejemplo, usa un color de moda con unos pantalones estampados o una camisa con patrones. Si está de moda lo ecléctico, puedes usar un cinto con estoperoles o un reloj cromado para añadir un toque osado a un conjunto conservador. Usa tendencias de estampados animales, por ejemplo, en zapatos, joyería, una bolsa o una bufanda. Las corbatas son otra manera de añadir una textura atrevida y de temporada a un conjunto casual para negocios. Ya sea un moño o una corbata delgada tradicional, que sea de lana o de punto grueso para el invierno y de algodón sirsaca o de puntitos para el verano. Mantén en mente que si trabajas en la industria creativa tienes un poco más de flexibilidad.

Zapatos y accesorios

Los hombres deben de fajar siempre su camisa y usar cintos negro o café con zapatos que combinen. Los estilos más versátiles incluyen mocasines de cuero suave, zapatos de cordones con costura inglesa, o zapatos con cordones tipo Oxford. Las mujeres se ven presentables con joyería clásica, como pendientes de perlas o aros de oro, además de collares y brazaletes que favorecen, pero no abruman, tu rostro. Bufandas de gasa, mallas con estampados y cintos de moda añaden un toque a cualquier conjunto. Son mejores los zapatos de mujer que tienen un arco ligero, si es posible, como los zapatos de cuña con detalles cortados o zapatos en colores neutrales de tacón hechos con varias capas de madera. Los zapatos de piso tipo ballet, botas y sandalias con tiras hasta los tobillos son una excelente opción para combinar con ropa casual de negocios.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa finn | Traducido por anabel vazquez