Ideas para momentos familiares cristianos

A pesar de que generar tiempo en familia es importante para muchos cristianos, no siempre es fácil cuando los miembros de la familia tienen horarios agitados. Si tu familia es joven, en crecimiento o ya ha crecido, el tiempo en familia es una gran manera de compartir uno con el otro los valores y la fe en Dios. Anima a todos los miembros de tu familia a tomarse un descanso de las obligaciones y compromisos y a participar en actividades familiares que les permitan reconocer y estar agradecidos por los dones que Dios les ofrece como una unidad familiar.

Caja de oración

Una caja de oración permite que todos los miembros de la familia contribuyan a una conversación con el Señor. Consigue que toda tu familia decore una caja de zapatos o un tarro especial usando revistas viejas. Selecciona las imágenes que representan el amor, la esperanza o la familia. Pega las imágenes en la caja o en el frasco de estilo decoupage usando una mezcla de agua y pegamento líquido para cubrir toda la superficie. Mantén la caja en un lugar céntrico y cerca de ella algunos pequeños pedazos de papel y un lápiz. Enseña a tus hijos a escribir oraciones y a que las coloquen en la caja cada vez que sientan que es necesario. Ayuda a los niños pequeños, escribiendo sus oraciones por ellos. Elige una hora cada día cuando toda la familia está reunida para colocar y leer en voz alta una o dos oraciones de la caja de oración.

Versículos de la Biblia

Usa el tiempo en familia para ayudar a los niños a memorizar versículos bíblicos importantes mediante algún juego. Elige entre 5 y 10 versículos de la Biblia, escribiendo cada versículo en una tarjeta. Selecciona versos cortos para niños pequeños. Crea una segunda pila de fichas con los números de los capítulos y versículos. Para jugar, pasa una tarjeta de versículo a cada miembro de la familia. Cada miembro al mismo tiempo debe sacar una tarjeta del capítulo, anunciándolo a todos. La persona que tenga ese versículo debe leerlo en voz alta.

Oración en rueda

La oración es simplemente hablar con Dios, y los niños aprenden a orar con el ejemplo. El tiempo en familia es un buen momento para enseñarles a tus hijos a orar con oraciones por rondas. Empieza una oración sobre un tema y, a continuación, anima a cada miembro de la familia de añadir una breve frase a la oración. Anima incluso a los miembros más jóvenes de la familia a participar, aunque su contribución sea fuera de tema. Considera la posibilidad de anotar las oraciones de tu familia en un diario de oración para referencias futuras. Los niños disfrutarán buscando en el pasado sus oraciones anteriores, advirtiendo los patrones o temas recurrentes.

Cuenta tus bendiciones

El tiempo con tu familia no siempre tiene que ser programado oficialmente. Enseña a tus hijos a disfrutar el momento y a estar agradecido por las pequeñas bendiciones que reciben cada día pasando tiempo juntos. Ve a dar un paseo en familia por el bosque y den gracias a Dios por los árboles, los pájaros, el sol y la brisa. Pasa tiempo descansando en el sofá y dale gracias por cada miembro de tu familia. Enséñale a tus hijos que Dios está a su alrededor todos los días.

Más galerías de fotos



Escrito por dana tuffelmire | Traducido por luis alberto fuentes schwab