Ideas para modificar el comportamiento de los niños

Las técnicas de modificación de conducta se basan en los principios de aprendizaje y motivación. El refuerzo positivo es una recompensa dada en respuesta a un comportamiento específico. El castigo es una consecuencia negativa dada en respuesta a la conducta. El refuerzo negativo es diferente del castigo, es una consecuencia negativa que refuerza el buen comportamiento, por ejemplo, no hacer la tarea, resulta en el reforzador negativo de una mala calificación, así que los estudiantes hacen sus tareas para evitar una mala nota. Una buena nota es un reforzador positivo. Las técnicas de refuerzo positivo pueden ser utilizadas por los padres, maestros y cuidadores.

Tiempo fuera


Poner al niño en "tiempo fuera" cae en la categoría de un castigo o consecuencia desde un punto de vista conductual, los cuidadores deben utilizarla cuando la conducta es disruptiva y los niños la necesitan para calmarse.

Poner al niño en "tiempo fuera" cae en la categoría de un castigo o consecuencia desde un punto de vista conductual, los cuidadores deben utilizarla cuando la conducta es disruptiva y los niños la necesitan para calmarse. Cuando un niño se está portando mal, se le puede dar una advertencia, por ejemplo, "Si sigues gritando a otros niños acerca de quién va a jugar con bloques, yo te pondré en un tiempo fuera para que puedas calmarte". Si el comportamiento continúa, el adulto debe seguir y cumplir al poner al niño en un tiempo de espera. El tiempo fuera es de un corto período de tiempo en el que el niño se sienta solo en un espacio tranquilo. Idealmente, el adulto puede verlo, pero otros niños no le prestan ninguna atención a él. La University of Minnesota's Parenting Resources da la pauta de que el tiempo fuera debe durar un minuto por cada año de vida del niño. Por ejemplo, tres minutos para un niño de tres años de edad, y cinco minutos para un niño cinco años de edad. Después de que hayan pasado los minutos, el adulto habla con el niño sobre lo que pasó y cómo el niño puede mejorar trabajo en su comportamiento.

Consecuencias


Las consecuencias no deben parar sólo porque un niño es muy grande para un tiempo fuera.

Las consecuencias no deben parar sólo porque un niño es muy grande para un tiempo fuera. El folleto de extensión sobre la gestión de los conflictos con los adolescentes de la niversity of Iowa Extension ofrece consecuencias apropiadas para la edad, tales como la eliminación de los privilegios de conducir del adolescente por un fin de semana, o quitarle el teléfono móvil por la noche. Estas consecuencias dan a los adolescentes la oportunidad de reflexionar sobre su comportamiento y las consecuencias de su comportamiento; ese es el punto de tener una consecuencia: proporcionar un elemento de disuasión contra los malos comportamientos repetidos.

Premios


Los premios tangibles son reforzadores positivos.

Los premios tangibles son reforzadores positivos. Cuando los niños o adolescentes presentan un comportamiento deseado, reciben un premio de acuerdo a su edad. En el Minnesota Paraprofessionals Consortium, advierten los profesores y cuidadores sobre el uso de los premios tangibles, tales como caramelos o juguetes. El caramelo puede ser desaprobado por los padres, y los juguetes pueden crear envidia entre los niños. Certificados de colores brillantes y cartas a los padres son recompensas tangibles más adecuadas para los estudiantes. En casa, los padres también pueden crear o imprimir los certificados para pegarlos sobre la pared para premiar el comportamiento de sus hijos. Saber que comportarse de cierta manera resultará en una recompensa aumenta la probabilidad del niño de comportarse así; por ejemplo, si el niño sabe que va a obtener un certificado al final de la semana por hacer su tarea cada noche, será más probable que el termine su tarea. Un adolescente puede responder bien al premio de poder pedir prestado el coche de la familia para un evento social, pero sólo si mantiene sus calificaciones.

Alabanzas


La alabanza funciona como un reforzador positivo cuando se utiliza apropiadamente.

La alabanza funciona como un reforzador positivo cuando se utiliza apropiadamente. La alabanza se debe dar por conductas que están en control del niño, no por sus cualidades intrínsecas. Por ejemplo: “¡Me gusta la forma en que compartiste tu bola con tu amigo, choca esos cinco!” es mejor que "Eres tan bueno en eso". En este ejemplo, el elogio para el comportamiento específico y el "choca esos cinco" refuerza compartir con los amigos. El Medical College of Wisconsin's repartió las estrategias de refuerzo positivo que incluyen dar a los niños un abrazo, un beso, un "choca los cinco", o incluso cantar la canción favorita de tu hijo como una forma de recompensar y reforzar comportamientos específicos. Los adolescentes pueden ser alabados por ambos, logros y al igual que el esfuerzo. Alabar a los adolescentes por el esfuerzo a menudo les anima a continuar a tratar de lograr algo difícil, como correr lo suficientemente rápido como para ganar una carrera para el equipo de atletismo.

Sin respuesta y modelado


En la Purdue University's Provider-Parent Partnership, se aconseja a los padres y cuidadores a detenerse y pensar antes de antes de decir algo negativo a un niño que se porta mal.

En la Purdue University's Provider-Parent Partnership, se aconseja a los padres y cuidadores detenerse y pensar antes de decir algo negativo a un niño que se porta mal. Decir algo negativo equivale a prestar atención al niño por el comportamiento y la atención tanto positivas como negativas refuerzan el comportamiento. No dar la atención, sin embargo, no refuerza el comportamiento. Hacer caso omiso de la mala conducta del niño ayudará a extinguir el comportamiento. Por supuesto, a veces los cuidadores no tienen otra opción más que hacerle frente a la mala conducta. Los padres y cuidadores deben tener cuidado a la hora de modelar el comportamiento que esperan de su hijo. Por ejemplo, si tu hijo está gritando y tú no puedes seguir ignorando los gritos, ve hacia donde este él y dile en voz baja que por favor baje su voz.

Más galerías de fotos



Escrito por samantha hanly | Traducido por adrian tobon