Ideas para lecturas juveniles de la Biblia

Una de las partes más importantes de la crianza de jóvenes cristianos a través de los años de la adolescencia es ayudarlos a desarrollar un amor por la lectura de la Biblia. En una época en que ser adolescente es más difícil que nunca, los jóvenes que leen la Biblia pueden aferrarse a algunos versículos que los ayudarán en momentos de dificultad; un ejemplo es el Salmo 119:105, que dice: "Tu palabra es una lámpara para mis pies y una luz en mi camino". Hay muchas buenas estrategias que ayudarán a tu hijo a convertirse en un lector de la Biblia para toda la vida.

Plan de lectura de la Biblia

A lo largo de la historia de la iglesia, los adolescentes y adultos por igual han encontrado útil leer de manera sistemática la Biblia. Mientras algunos disfrutan empezar por la primera página y leer toda la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis, otros encuentran difícil este método, a veces debido al desafío que significa la lectura de libros como el Levítico y Números que, si bien son importantes, carecen de la emoción de, por ejemplo, un libro de narrativa histórica como Josué o Ruth. Hay muchos buenos planes de lectura que relacionan versículos del Antiguo y del Nuevo Testamento con la vida diaria. Muchas veces, estos planes tratan de igualar los versículos para que se relacionen entre sí, o establecen paralelismos que acentuarán las diferencias al final. Ayuda a tu hijo a encontrar un plan de lectura de la Biblia que sea adecuado para él.

Estudios de carácter

Los estudios de carácter a veces son una forma divertida para que un adolescente are la fértil tierra de la Biblia. Haz que tu hijo escoja un personaje que le parezca interesante y que lea todo lo que pueda encontrar en relación con la vida de este personaje. Pídele que trate de ver de qué manera este personaje se enlaza con el tema general de la Biblia: el plan redentor de Dios para reunir a un grupo de personas que Él ama y llevarlos al cielo para estar con Él cuando mueran. Muestra a tu hijo cómo usar recursos adicionales, tales como un diccionario de la Biblia y concordancias, para ayudarse en este estudio.

Estudios temáticos

En nuestra adolescencia normalmente formulamos de muchas formas nuestra visión del mundo. Una herramienta útil para ayudar a tu hijo a usar la Biblia como una brújula para navegar a través de cuestiones como la pureza sexual, el dinero y la política, por nombrar algunos, es animarlos a escoger un tema y estudiarlo en la Biblia. Por ejemplo, el dinero es uno de los temas más comunes en la Biblia. Pide a tu hijo que use una concordancia para encontrar y leer cada proverbio que el rey Salomón escribió sobre el tema. Ayúdale a entender cómo algunos han utilizado el dinero sabiamente mientras que otros han sufrido incomodidad debido al uso del mismo.

Combinaciones

Hay momentos en la vida de la mayoría de los cristianos en que caen una rutina de lectura de la Biblia. Cuando tu hijo tenga momentos como esos, ayúdale a combinar su lectura con algunas actividades divertidas. Jueguen una trivia de la Biblia, o hagan una búsqueda bíblica del tesoro. Consigue que sus amigos cristianos participen en un juego de Pictionary bíblico o en charadas de la Biblia. Compra un CD de la Biblia y permite que escuche en lugar de leer, por un tiempo. Llévalo a una librería y permite que escoja un nuevo estudio bíblico o un libro devocional.

Desafíalos

A los adolescentes a menudo les gusta ser desafiados. Dale a tu hijo un tema para estudiar que sea más avanzado, como por ejemplo "¿Cuáles son algunas formas específicas, predichas en el libro de Isaías, en que puedes identificar la venida de Jesús?", o "¿Cuál es el significado bíblico del cordero en la Escritura?". A veces, los adolescentes caen en la rutina cuando han leído las mismas pocas historias una y otra vez en la escuela dominical, y no ven los hilos que se extienden completamente a través de la Biblia. Si respetas a un adolescente lo suficiente como para hacerle pensar sobre temas difíciles, él a menudo se pondrá a la altura de las circunstancias, y crecerá amando la Biblia en el proceso.

Más galerías de fotos



Escrito por mark applegate | Traducido por josé antonio palafox