Ideas geniales para una fiesta de Halloween para adolescentes

Aunque los niños esperan con ansias Halloween, ésta puede ser una fecha aún más emocionante para los adolescentes que deseen planear o asistir a su primera fiesta de Halloween. Los jóvenes no se interesan en las actividades típicas de las fiestas para niños como atrapar manzanas con la boca o pintar calabazas. Desean fiestas geniales en las que puedan impresionar a sus amigos y darles un buen susto. Si estás ayudando a tu hijo adolescente a planear una fiesta de Halloween, la utilería, la comida y las actividades adecuadas harán de su fiesta la más épica para tu hijo y sus amigos.

Comida aterradora

Sirve bocadillos que luzcan completamente desagradables. La comida debe lucir súper aterradora y realista para que impresione a los jóvenes. Sirve algunas cucarachas crujientes insertando nueces cubiertas abundantemente con requesón en dátiles descorazonados. Para hacer gusanos falsos, puedes cortar salchichas en tiras largas y delgadas y ponerlas en una cacerola con agua hirviendo hasta que comiencen a rizarse. Retíralas del agua y cúbrelss con cátsup para hacerlas lucir como gusanos con sangre. También puedes comprar un molde en forma de cerebro y mezclar trozos de piña y gelatina en él para crear un bocadillo de sesos.

Elementos sorpresa

Haz que tu casa parezca una mansión embrujada con tumbas en el patio delantero, telarañas por todos lados y candelabros de aspecto antiguo. Utiliza velas eléctricas para evitar accidentes. Prepara sorpresas escalofriantes y ocúltalas en la zona de la fiesta para que aparezcan inesperadamente y le den un buen susto a los jóvenes. Consigue en las tiendas para Halloween algunas figuras aterradoras que tengan un sensor de movimiento para que hagan ruidos espeluznantes o se muevan cada vez que alguien pase caminando. Coloca luz negra o estroboscópica en los pasillos y pon un monstruo con un sensor de movimiento cerca del baño para que emita un grito cada vez que alguien se acerque al inodoro.

Juegos de Halloween

Un posible juego aterrador con la comida podría ser colocar platillos en diferentes tazones y ponerle a cada uno un nombre desagradable como: "Globos oculares" a un plato de uvas grandes y sin cáscara. A un plato de gelatina podrían ponerle "Sangre coagulada", a un platillo de fideos fetuccini podrían ponerle "Intestinos", y a un globo relleno de pudín caliente podrían llamarle "Corazón". Apaga las luces y haz que los chicos metan sus manos en los tazones para ver si logran adivinar de qué están hechos realmente los platillos. Otra buena idea podría ser poner alimentos en una licuadora, como una hamburguesa con agua, y ver si los chicos logran adivinar lo que están probando. Puedes hacer puré de dedos de pollo, de papas fritas, de hot-dogs y de cualquier otra cosa que se te ocurra que puedas meter en la licuadora. Puedes ponerle a cada mezcla un nombre que le de asco a los chicos.

Concurso de disfraces

Ninguna fiesta de Halloween está completa si no hay un concurso de disfraces. Dependiendo de la cantidad de chicos que vayan a la fiesta, puedes dividirlos en categorías para que todos voten por: su disfraz de animal favorito, disfraz de personaje de cultura pop favorita, el disfraz más aterrador, el disfraz más original y el mejor disfraz entre todos. Anima a los chicos a promocionarse para ganar actuando de aquello de lo que se han disfrazado tanto como puedan a lo largo de la noche .

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por karly silva