Ideas para divertir a los pequeños

Ya sea que ser que estés preparando un festival o una feria para recolectar fondos, o una fiesta de cumpleaños, o simplemente algo divertido, puedes lograr que sea un evento memorable para todos los asistentes; incluso puedes diseñar algunas de las actividades tú misma para que no resulte costoso en exceso. Poner un poco de actitud do-it-yourselft puede ayudarte a mantener el presupuesto bajo al tiempo que te diviertes preparando las actividades para ti y los pequeños.

Puestos de juegos

Puedes entretener a tu joven audiencia con una amplia variedad de juegos que puedes rentar, o puedes hacerlos tú misma y ahorrar algo de dinero. Realiza un sencillo juego de dar en el blanco con algo de madera laminada, pintura y bolsas rellenas de semillas. Pinta la madera y haz algunos orificios de diferentes tamaños para asignar puntos. Dibuja personajes o diseños en las bolsas con semillas para hacerlos vistosos. Otra opción es un juego de aros en botellas. Pinta unas botellas y pégalas en una lámina de madera. Compra un aro lo suficientemente grande como para que quepa alrededor de una botella. Los dardos para reventar globos es un juego sencillo de hacer. Sólo necesitas una pieza de madera o corcho en lámina para poner los globos y usar dardos para que tus invitados los revienten. Pide ayuda a otros adultos si los participantes son muy pequeños, o puedes organizar un concurso de reventar globos con sus rodillas.

Más diversión

Ahora que ya cuentas con algunos juegos, es hora de que consideres otro tipo de actividades propias de una fiesta. Los refrigerios de carnaval (carnival snacks) le darán un cierto toque de autenticidad a tu evento; si estás recolectando fondos, la comida es una excelente forma de lograrlo. Puedes contratar a un vendedor de algodones de azúcar, de conos de helado y de palomitas de maíz. También puedes comprar las provisiones necesarias para preparar la comida. Si cuentas con suficiente espacio también puedes rentar algunos juegos mecánicos para los niños. Si el espacio es menor, puedes alquilar un juego inflable. Para hacer que los asistentes se maravillen puedes contratar a alguien con un poni para dar vueltas alrededor del lugar; puedes preparar algunas actividades acuáticas como rociadores (sprinklers) o una pileta inflable para bajar la temperatura en un día caluroso.

Puestos de profesionales

Si estás organizando un evento en el cual no todos los niños deseen participar en el juego inflable, puedes organizar cabinas de profesión. Ahí podrás ofrecerles interesantes opciones profesionales. Puedes hacer que miembros de tu comunidad se involucren. Encuentra personas con trabajos interesantes y pídeles que preparen una sesión de entrevistas personalizadas para platicar sobre su ocupación. Un veterinario, por ejemplo, puede traer un animal (real o de juguete) y platicar sobre qué hacer para cuidar animales. Si conoces a algún arquitecto o constructor, prepara una cabina con bloques para construcción de juguete para que los asistentes diseñen edificios mientras él da su plática. Un bombero puede llevar su uniforme para que los niños se lo prueben, mientras que un policía puede platicar sobre seguridad al tiempo que enseña su placa y su uniforme.

Entretenimiento contagioso

Divierte a tus invitados con un payaso, un pinta caras, un mago o alguien que haga figuras con globos. Si cuentas con amigos o familiares talentosos, pídeles que te ayuden haciendo caricaturas de los asistentes, ya sea gratis o para donaciones. Puedes buscar una banda local o al coro de la iglesia, si alguno de ellos está dispuesto a participar. Muchos coros y bandas nuevas aceptan participar sin cobrar, lo cual puede ayudarte a ahorrar dinero. Si ninguna opción estuviera disponible, contacta a un zoológico ambulante para que lleven algunos amigos peludos o que reptan para que los niños los vean. Ten en cuenta esto como última opción, ya que muchas veces es difícil determinar la procedencia de esos animales o cuál es el trato que reciben por parte de sus cuidadores.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por ricardo frot