Ideas para una dieta de comidas blandas

Los alimentos blandos se prescriben como para una dieta de transición de líquidos a alimentos regulares, por lo general después de una cirugía o una enfermedad gastrointestinal. Estos tipos de alimentos también se pueden comer para facilitar la deglución difícil o dolorosa. Los alimentos incluidos están restringidos en fibra, grasa y condimentos pesados ​​para fomentar una mejor tolerancia. Los métodos de cocción de este tipo de dieta incluyen estofar, guisar o cocer al vapor para crear alimentos que son húmedos y fáciles de masticar. Con una planificación cuidadosa, una dieta blanda puede incluir diferentes selecciones de cada uno de los grupos alimenticios y satisfacer tus necesidades nutricionales.

Granos y alimidones


Elije granos refinados y blancos.

Consume panes bajos en fibra, granos y almidones como parte de una dieta blanda. Los cereales fríos o calientes listos para el consumo o humedecidos también se pueden comer. Los almidones refinados blancos tales como galletas, panqueques, waffles, muffins, bollos y galletas son buenas opciones. La pasta y el arroz bajos en fibras pueden ser incluidos como parte de un plato principal. Evita los fideos integrales, arroz y panes, particularmente aquellos con frutos secos y semillas visibles.

Ideas para adquirir proteinas


La mantequilla de maní es una buena fuente de proteínas.

La obtención de las proteína de la carne, los huevos, los productos lácteos y las mantequillas de frutos secos es algo que se fomenta como parte de la dieta blanda. Usa métodos de cocción húmedos para preparar tierna carne, pollo, pavo y pescado. Incluye huevos, excepto en crudos o fritos, en una dieta blanda. La mantequilla de maní suave y el yogur, así como los quesos de sabor suave tienen mucha proteína sin carne y se pueden agregar para aumentar la variedad de tu dieta. Evita las carnes o quesos de olor fuerte, las carnes que están secas o que contengan huesos, los fríjoles secos, la mantequilla de maní gruesa o el yogur con trozos.

Agrega frutas y vegetales con cautela


El plátano es una fruta recomendada.

En la dieta blanda, las frutas y verduras tienen que tener una textura fácil de masticar. Ejemplos de frutas son los plátanos, aguacates, duraznos o peras en conserva o jugo de fruta sin pulpa. Elimina las frutas que se secan, tienen cáscaras difíciles de masticar, como la pera y frutas de mayor pulpa o jugos de frutas como la piña. Una variedad de vegetales cocidos o enlatados deben ser parte de tu dieta blanda. Opta por alternativas como el puré de papas, la calabaza al vapor, zanahorias enlatadas o lechuga picada. Evita el brócoli, el coliflor, el maíz y las verduras crudas.

Manténte hidratado


Bebe suficientes fluidos para mantenerte hidratado.

Incorpora mucho líquido como parte de una dieta blanda. Si requieres líquidos espesos, asegúrate de que los líquidos que estés bebiendo sean de la consistencia recomendada. El jugo sin pulpa, agua, leche, café, té, batidos, bebidas carbonatadas y los suplementos nutricionales pueden todos ser consumidos para mantenerte hidratado.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey phillips | Traducido por nicolás altomonte