Ideas de desayuno siguiendo una alimentación "limpia" y saludable

El desayuno es la comida más importante del día, pero su valor disminuye si comes rosquillas, pasteles y otras opciones poco saludables. En vez de eso, consume un desayuno “limpio”, el cual consiste en una comida elaborada con los ingredientes más saludables a tu disposición, bajos en calorías y en sodio y altas en nutrientes. La revista “Shape” recomienda mantener tus comidas “limpias” tan sencillas como te sea posible, tanto para beneficio de tu salud, como para facilitarte tus actividades matutinas.

Desayunos "Extra-Huevordinarios"


Huevos cocidos.

No excluyas al clásico alimento del desayuno, el huevo, es altamente nutritivo y completamente natural. Con tan sólo unas 72 calorías por cada huevo grande, contiene muchos nutrientes, que incluyen más de 6 gramos de proteína y una cantidad de nutrientes como la colina y la luteína. Si te preocupan el colesterol o las calorías, consume entonces medios huevos enteros y medias claras de huevo en tus platillos. Para un desayuno que sea más divertido que unos simples huevos cocidos o revueltos, prepárate una frittata. La revista “Clean Eating” recomienda usar cubos de patata, cebollas, ajo, cebolla verde, queso cheddar bajo en grasa, y hierbas como el perejil y el tomillo.

Bienestar con los granos


Avena.

Si te gusta sentir los carbohidratos en la mañana, busca más allá de un bagel o de un plato de granos enteros. Por supuesto, la avena es una comida básica, combina avena cortada con agua a cocción lenta durante la noche para despertar con una comida caliente, sugiere “Eating Well”. Adórnalo con frutos y nueces. También puedes preparar tus desayunos a base de arroz silvestre o de quinoa, condimentada con canela, nuez moscada y clavo y adornada con frutas, nueces o semillas y un poco de leche descremada.

Frutas y vegetales


Ensalada de frutas.

Si necesitas mejorar tu consumo de frutas y de vegetales, comienza por el desayuno. Prepara un gran plato de ensalada con algunos sabores fuera de lo usual. Por ejemplo, combina frutos cítricos como naranjas y toronjas con menta refrescante, o crea un sabrosa ensalada con fresas y albahaca adornados con un rocío de aceite de oliva. Si prefieres enfocarte en los vegetales, “Clean Eating” recomienda una combinación de vegetales constituido de patatas, calabacines, chalote, brócoli y pimientos morrones, además de especias y de hierbas para darle sabor. Si quieres añadir algo de proteína, acompáñalo con un huevo estrellado.

Batidos simples


Batidos de frutas.

Otra manera refrescante de obtener una mezcla de frutas y de vegetales mientras mantienes tu comida limpia es con un batido hecho en casa. Desvíate de los típicos batidos de fruta e incorpora vegetales ricos en nutrientes también. Combina fresas con bananas y espinacas con un poco de agua en la licuadora; puedes agregar yogur griego por las proteínas, si lo deseas, o semillas de linaza molidas por los ácidos grasos omega-3. “Eating Well” también sugiere mezclar duraznos congelados con zanahorias y jugo de naranja, semillas de linaza molidas o jengibre fresco para tener una refrescante y nutritiva bebida matutina.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah collins | Traducido por reyes valdes