Ideas de desayuno para la dieta "Paleo"

Existen algunas variaciones de la dieta "Paleo", dependiendo de con cuál nutricionista o entusiasta de la comida estés hablando. También conocida como la dieta del "cavernícola", sus conceptos se pueden reducir básicamente a comer carne, nueces, semillas, frutas y vegetales y evitar los lácteos, legumbres, sal, azúcar y alimentos procesados (que es en buena medida lo que los cavernícolas hacían). Los que se adhieren a este estilo de alimentación que regresa a lo básico deben de poner un poco más de esfuerzo en lo que se refiere a la planeación de un menú de desayuno que tenga variedad y sabor.

Evita el pan tostado

Tus desayunos de omelet y huevos con jamón pasan la prueba de la dieta paleo, siempre y cuando evites el pan tostado y el queso. Los puristas de esta dieta elegirían un tocino mínimamente procesado libre de nitritos, sin aditivos ni azúcar añadida. Para agregar un giro al básico huevo cocinado, intenta vaciarlo en una mitad de aguacate y hornearlo hasta que adquiera la firmeza deseada. Si estás alimentando a una familia ocupada, un muffin relleno de huevo, carne y vegetales te permitirán preparar varios "cupcakes de omelet" portátiles al horno de una sola vez.

Ceral crujiente del cavernícola

La mayoría de los cereales comerciales contienen granos procesados y azúcares añadidas, ambas cosas prohibidas en la dieta paleo. Si extrañas aquel cereal crujiente, puedes hacer tu propia versión paleo sirviendo unas cuantas nueces crujientes, como nueces naturales y almendras, con semillas y frutos secos. Evita los lácteos agregando leche de almendra o de coco en lugar de leche de vaca.

Comienza el día con un batido

Los devotos de la dieta paleo usualmente aprenden a amar sus frutas y vegetales, pero llegar a ese nivel requiere de un periodo de ajuste. Mientras tanto, unos batidos dulces pueden disfrazar el sabor de los vegetales y verduras y proporcionar un estallido nutritivo portátil. No hay una regla establecida para preparar batidos o "smoothies" y la mejor manera de aprender es experimentar. Comienza con un puñado (de 1/2 taza a 1 taza) de vegetales picados, como acelga o espinaca. Agrega más o menos la misma cantidad de frutos dulces, como moras, manzanas o piña. Mezcla con líquidos, como leche de coco, de almendra o agua. Agrega unos cubos de hielo para obtener ese efecto helado o evítalos si prefieres una bebida más ligera parecida a un jugo. Unos trozos de aguacate o un poco de aceite de coco pueden incrementar el contenido de grasa y lograr que tus batidos sean más satisfactorios.

Cena para desayunar

El "brinner", la palabra que combina "breakfast" (desayuno) y "dinner" (cena) describe la tendencia cada vez más popular de comer alimentos de desayuno para la cena, pero también puede funcionar en sentido inverso. Los alimentos de cena, especialmente los sobrantes, pueden constituir buenos desayunos. La carne y vegetales sobrantes unidos en una sartén con algo de ajo se convertirán en una comida rápida y saludable. Los sobrantes fríos o vegetales frescos y carnes rebanadas vaciados en una bolsa de plástico pueden ser una solución rápida y portátil. Simplemente guarda algo de comida de la cena para disfrutar como desayuno más tarde en la semana.

Sustitutos dulces

El estilo de vida paleo ha crecido en popularidad y el mercado está comenzando a atender las demandas crecientes de sus clientes. Puedes comprar alimentos como pan, pasteles, galletas, pasta, mezclas para cereal caliente, barras de cereal y mezclas para panqueques que están hechos de harinas libres de granos y que contienen solo ingredientes paleo. Muchos de estos alimentos están mínimamente procesados y algunos contienen aditivos y conservadores, así que será tu decisión el comerlos o no y dependerá de como los mismos te hacen sentir y que tan estrictamente te adhieras al plan paleo.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por reyes valdes