Ideas de búsqueda del tesoro en la playa

Un viaje a la playa no tiene que basarse en el bronceado y la natación. Existen muchas formas de entretener a un grupo de niños en la playa, algunas de las cuales pueden ser entretenidas y educativas. Una búsqueda del tesoro combina lo mejor de ambos y motiva el trabajo en equipo y el descubrimiento.

Juegos de conchas

Entre los objetos más abundantes y exóticos de una búsqueda del tesoro en la playa se encuentran las diversas conchas que se esparcen en la costa. Asigna la tarea de encontrar conchas con los estilos que elijas. Para aumentar la dificultad de la tarea, pide a cada participante que busque tipos específicos de conchas, como un cangrejo cacerola, si son originales de la playa. Esto ayuda a enseñar a los jóvenes los distintos tipos de organismos que viven en la playa.

Temáticas ecológicas

Cualquier oportunidad para utilizar un juego para enseñar una lección de vida siempre es bienvenido. Encomendarle a los niños la búsqueda de objetos de basura en la playa, como una botella de agua antigua, una envoltura de un dulce o un palito de una paleta puede conformar una búsqueda desafiante que puede utilizarse para explicar por qué dejar dichos objetos tirados en la playa generalmente es mal visto. Para garantizar la seguridad de los niños, instrúyeles a no recoger cualquier cosa que puede ser considerado peligroso y no beber o comer cualquier cosa que encuentren. También provee a cada participante de guantes protectores.

Fotografía esto


Un juego de voleibol playero puede ser parte de una búsqueda fotográfica.

En este mundo moderno con teléfonos móviles y cámara digitales, los niños lo suficientemente grandes para saber cómo operar y cuidar estos equipos pueden tener la tarea de fotografiar diversos objetos de la playa, como barcos en el agua o personas que juegan un deporte, como voleibol. También pueden fotografiar conchas, corales y rocas, lo que constituye una lección orgánica de fotografía y apreciación del arte.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff goldberg | Traducido por silvina ramos