Ideas de adoración para adolescentes

Todas las generaciones luchan por enseñarle a los adolescentes formas de adorar a Dios. Los adolescentes por lo general se ven inundados con actividades para ocupar su tiempo y atención. Las actividades después de la escuela, incluyendo los deportes durante todo el año y los equipos académicos, además del acceso las 24 horas a los mensajes de texto, la televisión e Internet, a menudo dejan a un adolescente con poco tiempo para la adoración. Los adultos comprometidos y los compañeros son fundamentales para la tutoría de jóvenes marginados, llevándolos a métodos únicos para adorar a Dios.

Oración

Cuando se trata de relacionarse con Dios, la oración es una forma vital de la adoración necesaria para comunicarse con Él. En "The Mighty Warrior", la autora Elizabeth Alves describe cuatro tipos de oración: en primer lugar, entrar en la presencia de Dios con acción de gracias y la alabanza no sólo reconoce quién es Dios, sino que también identifica las bendiciones que vienen de Dios. La confesión permite al corazón de un adolescente despojarse de las cargas, aceptar el perdón por los motivos y acciones equivocadas, y perdonar a los demás que le hacen daño. Las peticiones le solicitan a Dios una petición específica, al igual que cuando el adolescente era un niño y le pedía a sus padres un regalo especial de cumpleaños. Por último, la intercesión desvía la atención de los adolescentes y hacia los demás, ya que él ora por el mundo, la escuela, los amigos y la familia.

Artes

Todas las religiones honran fechas importantes durante todo el año y ofrecen oportunidades para que los adolescentes mejoren sus habilidades artísticas. Ya sea cantando en el coro de jóvenes una vez por semana, bailando como parte de la celebración de las fiestas religiosas o actuando en una obra de teatro, los adolescentes que toman ventaja de estas oportunidades descubren una salida creativa para adorar a Dios. A través de grupos de adolescentes, incluidos los grupos de estudio bíblico, los adolescentes a menudo pueden dibujar, pintar o crear una manualidad específica para honrar a Dios, mientras que otros pueden escribir poesía o compartir sus expresiones de adoración a Dios a través de los medios sociales. Los jóvenes que son introducidos a los músicos que tocan música religiosa relevante pueden asistir a conciertos en la iglesia o planear un viaje para asistir a su evento religioso favorito en otra ciudad.

Naturaleza

Los adolescentes suelen sentirse cerca de Dios a través de la naturaleza, haciendo sus santuarios en la montaña, junto al mar o en un parque de la ciudad. Un gran número de religiones se aprovechan de esto y dan acogida a retiros para adolescentes en espacios silvestres. Especialmente en el ajetreo y el bullicio del mundo occidental, encontrar un lugar lejos del ruido, en general, puede ayudar a la mente tranquila de un adolescente para que pueda centrarse en quién es Dios y lo que Él ha creado. Plantar semillas en un jardín, esperando y observando el milagro de las flores o vegetales que brotan de la tierra atrae a muchos jóvenes literalmente de rodillas.

Voluntariado

Según Robert Starkey, parte de un grupo de entrenamiento de niños voluntarios de United Methodist para dirigir la adoración, la participación de los jóvenes en el culto hace mucho más que sólo enriquecer su vida -realmente enriquece la congregación cuando un adolescente conduce un servicio completo o es un liturgista. Los grupos de jóvenes a menudo van en viajes de misión a ayudar a los residentes en un área pobre, o pueden pintar la casa de una persona mayor en sus propias comunidades. Puedes alentar a los adolescentes a hacer rosarios y enviarlos a un país del Tercer Mundo o a llenar las cajas de zapatos de Samaritan Purse -una organización cristiana que ofrece ayuda espiritual y física a las personas de todo el mundo. Los adolescentes pueden ser voluntarios en sus propias clases particulares, ayudando a niños, a servir comida en un refugio para desamparados, visitar un hogar de ancianos o iniciar una colecta de alimentos enlatados en la escuela.

Más galerías de fotos



Escrito por anne reynolds | Traducido por jaime alvarez