Cómo humectar el rostro con aceites

Escrito por ramona french | Traducido por reyes valdes

Existen humectantes de varias categorías. Algunos son humectantes, obtienen humedad del aire para llevarla a tu piel. Otros son emolientes, es decir, actúan como los aceites naturales de tu piel para sellar la humedad. El aceite no humecta en sí, pero tiene la capacidad de sellar la humedad, logrando que tu piel sea más suave y tersa. Un efectivo tratamiento de humectación con aceite requerirá que agregues la humedad primero y después utilices el aceite para sellar la humedad y proteger tu piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Un tazón pequeño para mezclar los ingredientes
  • Cuchara
  • Miel
  • Leche
  • Agua de rosas
  • Glicerina vegetal
  • Aceite de aguacate, almendra, jojoba u oliva

Instrucciones

  1. Limpia tu rostro con un jabón neutro. Combina luego una cucharada de miel con una cucharada de leche y aplica la mezcla en tu rostro. Reposa por 10 minutos. Lava el tazón y la cuchara para el siguiente paso. La miel es un humectante y también la leche, que contiene los ácidos que producen el ácido alfa-hidróxido. Este alfa-hidróxido exfolia tu piel y la humecta, haciendo que sea más flexible.

  2. Enjuaga la mascarilla completamente con agua tibia. Combina 1/4 de taza de agua de rosas con una cucharada de glicerina y rocía tu rostro con ella para remover todos los restos de la mascarilla y para humectar tu piel. La mezcla de glicerina y agua es un humectante reconocido por una buena razón. La glicerina es un humectante. Es higroscópico, lo que significa que absorbe agua del aire. Después de rociar con este tonificante, no seques tu rostro; necesitará estar húmedo para el siguiente paso.

  3. Vacía más o menos 1 cucharada de aceite de alta calidad, como de aguacate, almendra, oliva o jojoba en la palma de tu mano y frótalo entre tus manos. Luego extiende una capa delgada del mismo sobre tu rostro para sellar la humedad en tu piel. El aceite se extenderá fácilmente porque tu rostro estará húmedo y ayudará a sellar la humedad en tu piel durante todo el día.

Consejos y advertencias

  • Si quieres hacer una mascarilla más gruesa, muele 1 cucharada de avena en tu licuadora y mézclala con la miel y la leche. La avena es calmante para la piel sensible. Puedes usar casi cualquier tipo de aceite de alta calidad para este tratamiento o mezcla algunos de ellos. Por ejemplo, puedes mezclar 1 cucharada de aceite de coco en la misma cantidad de aceite de oliva o jojoba.
  • Este tratamiento humectante es adecuado para piel de normal a seca. Si tu piel es ya de por sí de consistencia grasosa, deberás usar un tipo distinto de humectante. Si no estás seguro de cómo reaccionarás a algún ingrediente, realiza una "prueba del parche". Veinticuatro horas antes de tu tratamiento con aceite, coloca un poco del ingrediente que te preocupa en el pliegue de tu codo. Si no desarrollas ningún tipo de irritación en 24 horas, probablemente es seguro de usar.