¿Los huevos duros son buenos para ti?

En la década de 1960 y las sucesivas proliferaron los medios las historias que unen los huevos con el colesterol y las enfermedades cardíacas dando lugar a la reducción de su consumo. Los beneficios nutricionales de los huevos, sin embargo, parecen estar regresando a llamar la atención. En 2009, los estadounidenses consumían cada uno un promedio de 248 huevos al año, y el 93 por ciento de los hogares los incluían en sus listas de la compra. Uno de los métodos más comunes para su preparación es hervirlos o sumergirlos en agua hirviendo en su cáscara hasta que las yemas y las claras estén bien cocidas.

Proteínas

La proteína que un huevo duro grande provee es de 6.3 g, o 13 por ciento de la cantidad diaria recomendada por la FDA. La proteína contribuye a una variedad de funciones en el cuerpo, incluyendo el crecimiento y desarrollo normal. Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia se benefician particularmente de consumir proteínas, debido a las exigencias dietéticas adicionales del crecimiento fetal e infantil.

Grasa

Un huevo cocido proporciona 5.3 g de grasa, o un 8 por ciento del valor diario de 65 g para el adulto promedio en una dieta de 2,000 calorías, 1.6 g de grasa saturada, que es 10 por ciento del valor diario de 15 g, y 186 mg de colesterol o 62 por ciento del valor diario de 300 mg. El cuerpo necesita grasas para cumplir determinadas funciones, como la disolución y la absorción de las vitaminas liposolubles A, E, D ​​y K, aunque el exceso de colesterol en tu dieta puede incrementar tu riesgo de enfermedades del corazón. Los Institutos Nacionales de la Salud recomiendan consumir no más de cuatro huevos enteros por semana. Si tienes un historial de enfermedades del corazón, lo mejor es evitar el consumo de yemas de huevo, ya que contienen la mayor parte del colesterol de un huevo, tanto como te sea posible.

Selenio

Un huevo duro proporciona 15.4 mcg de selenio, o 22 por ciento de la cantidad diaria recomendada de 70 mcg. El selenio es un antioxidante que protege los tejidos del cuerpo a partir de los cambios en la composición que las toxinas dañinas metabólicas pueden causar. Puedes ayudar a frenar el desarrollo de la enfermedad cardiovascular y los efectos del envejecimiento mediante el consumo de una cantidad adecuada de antioxidantes.

Vitamina D

Un huevo duro proporciona 44 UI de vitamina D, o el 11 por ciento del valor diario de 400 UI. Una deficiencia leve de vitamina D es común entre los estadounidenses. El nutriente se proporciona principalmente en alimentos de origen animal como los productos lácteos, el pescado y la carne. El cuerpo lo necesita para absorber el calcio y crear la estructura de los huesos.

Más galerías de fotos



Escrito por tara carson | Traducido por carlos alberto feruglio