¿Por qué huelo tan mal cuando entreno?

Mucha gente que adora entrenar odia hacerlo en un gimnasio lleno de gente. No es la timidez lo que evita que se participe en clases de ejercicio aeróbico o correr en la cinta al lado de otros entusiastas del ejercicio. Por el contrario, es el miedo a oler mal. El olor es producido por las bacterias y se multiplica en la piel sudorosa.

Causas

El olor corporal aparece cuando comienza el ejercicio físico con las glándulas sudoríparas en el cuerpo. La transpiración actual que se produce no huele mal. El olor aumenta por la bacteria de que descompone el sudor. Según The Titi Tudorancea Bulletin, este proceso recibe el nombre de "bromhidrosis". La bacteria en realidad descompone la transpiración en ácidos, que dan como resultado un olor detectable. Las áreas que se vuelven sudorosas y finalmente olorosas son las axilas, los pies, la ingle, la región del pubis y el ombligo. El ácido propiónico es uno de los ácidos productos por la descomposición de la bacteria. Este ácido está producido en adultos por la propionibacteria que vive en las glándulas sebáceas. El olor de este ácido es picante y algunos informan que es parecido al vinagre. Otra bacteria olorosa producida es el ácido isovalérico, que está creado por la epidermis de estafilococo.

Tratamiento químico

El tratamiento químico más simple para prevenir el olor corporal mientras haces ejercicio es la aplicación de un antitranspirante o desodorante. Los antitranspirantes reducen la cantidad de sudor que se acumula en tu piel mientras que los desodorantes trabajan eliminando el olor corporal pero sin reducir la cantidad de transpiración. Los agentes a base de aluminio en los antitranspirantes bloquean los poros de sudor para ayudar a eliminar el sudor en el área aplicada. Los desodorantes generalmente contienen alcohol, que forma un ambiente ácido en el que las bacterias no prosperan. Cuando elijas un antitranspirante o un desodorante, lee la etiqueta del producto ya que a veces sólo se pueden aplicar en las axilas y no en otras áreas que transpiran. Consulta a un médico si esos productos no te funcionan. Él te puede recetar una medicación que te puede ayudar.

Cuidado propio

Varios tratamientos simples te pueden ayudar a luchar contra tu olor corporal cuando entrenas. Lo primero es mantener una buena higiene antes de entrenar. Báñate todos los días y tómate una ducha de agua y jabón después de cada entrenamiento. Limpia cuidadosamente las áreas donde generalmente se acumula el sudor. Puedes utilizar un jabón antibacterial si lo deseas. Sécate completamente después de la ducha. Utiliza ropa para entrenamiento que esté hecha de un material que "absorba" el sudor fuera de tu cuerpo. Esto ayuda a mantenerte seco y libre de olor cuando haces ejercicio extremo. Además, ten a mano una toalla limpia para quitar el exceso de sudor. Colócate talco en polvo en tus zapatos de entrenamiento para ayudar a mantener tu pie seco y libre de olor. Evita usar las mismas medias en días de entrenamiento consecutivos ya que deben estar completamente secas y aireadas. Cambia tus medias durante tu entrenamiento si se humedecen con la transpiración. Además, evita comer alimentos "olorosos" como ajo y cebollas ya que esto puede aumentar el olor corporal y, por supuesto, darte también un mal aliento.

Advertencias

No todo olor corporal se debe a la descomposición de bacterias en la transpiración y la multiplicación en la superficie de tu piel. Ocasionalmente, ciertas afecciones médicas pueden causar olor. Consulta con tu médico si tienes dificultar para controlarlo, si el olor difiere de lo que estás acostumbrado, o si experimentas otras preocupaciones físicas seguidas al ejercicio. Deja de entrenar inmediatamente si te empiezas a sentir enfermo. Lo ideal es que te hagas un chequeo médico completo antes de comenzar cualquier tipo de programa de actividad física.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa mooney | Traducido por aldana avale