Cómo hornear pollo a 375 grados F

El pollo al horno es un plato principal rápido y nutritivo para una cena saludable. Hornear las pechugas, alas o los muslos del pollo también requiere poco esfuerzo, y te permite preparar el resto de la comida mientras se cocina. El horno a 375 grados Fahrenheit es lo suficientemente caliente como para darle una piel dorada y ligeramente crujiente al pollo, pero no tan caliente para que se seque o se carbonice en el exterior. No importa cuál sea la temperatura que utilizas para cocinar el pollo, sólo un termómetro de carne puede decir a ciencia cierta si está cocido.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Recipiente para hornear
  • Aerosol antiadherente para cocinar
  • Mantequilla sin sal, ablandada
  • Condimento para aves
  • Agua
  • Vino blanco (opcional)
  • Temporizador
  • Dispositivo de succión o jeringa
  • Termómetro de carne

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 375 grados Fahrenheit. Rocía un molde para hornear con aceite en aerosol antiadherente.

  2. Lava el pollo o las piezas de pollo con agua fría y sécalas ligeramente.

  3. Masajea la mantequilla sin sal suavemente sobre la piel del pollo o los trozos. Si vas a cocinar las pechugas de pollo sin piel, omite este paso.

  4. Espolvorea condimento para aves sobre el pollo, los trozos de pollo o las pechugas de pollo sin piel.

  5. Vierte un poco de agua en el plato para hornear. Sólo lo suficiente para cubrir la base, para darle un poco de líquido hasta que los jugos del pollo empiecen a chorrear. Vierte un chorrito de vino blanco sobre las piezas de pollo, si quieres.

  6. Coloca el recipiente en el horno caliente. Si estás cocinando un pollo entero, lo debes cocer durante unos 30 minutos por libra. Las piezas de pollo se deben hornear durante 30 a 45 minutos y luego revisarlas para ver si están completamente cocidas. Rocía las piezas de pollo con la jeringa cada diez a quince minutos para un resultado más jugoso.

  7. Verifica la temperatura interna insertando un termómetro de carne en la parte más gruesa de los trozos de pollo. No dejes que la sonda toque el hueso, o no obtendrás una lectura precisa. El pollo está listo cuando llega a los 165 grados Fahrenheit.

Consejos y advertencias

  • Frota la mantequilla ablandada y especias por debajo de la piel del pollo entero para un resultado más sabroso.
  • Nunca sirvas o comas pollo que no está del todo cocido.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por sofia loffreda