Cómo hornear una piña

La piña horneada comúnmente se usa para preparar postres o se sirve junto con platillos como el pollo asado, el salmón y, menos comúnmente, en ensaladas sabrosas y de frutas. La piña horneada también constituye un bocadillo saludable para niños y adultos, especialmente cuando se le cocina sin azúcar añadida. Puede congelarse hasta por seis meses para utilizarse posteriormente o mantenerse en un contenedor hermético en el refrigerador hasta por cuatro días.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1 piña entera
  • Cuchillo afilado
  • Pelador de piña
  • Mantequilla sin sal derretida, para engrasar
  • Charola para hornear
  • Tenedor
  • Charola grande para servir, o platos individuales para servir
  • Azúcar morena, opcional, para agregar sabor
  • Nuez moscada, opcional, para agregar sabor

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 450 grados Fahrenheit

  2. Corta ambos extremos de la piña con un cuchillo afilado. Pela la piña cuidadosamente con un pelador especializado.

  3. Rebana la piña pelada en rebanadas de aproximadamente 1/2 pulgada de ancho.

  4. Aplica con una brocha un poco de mantequilla sin sal derretida en el fondo de una charola para hornear lo suficientemente grande para sostener las rebanadas de piña sin que estas se traslapen. Usa solo la mantequilla suficiente para recubrir la parte inferior de la charola.

  5. Coloca las rebanadas de piña en la charola para hornear y métela en el horno. Hornea la piña por 15 minutos.

  6. Revisa la piña después de que hayan pasado 15 minutos. Cuando esta esté completamente cocinada, deberá verse ligeramente dorada en la parte superior y deberá cortarse fácilmente con un tenedor. Coloca la piña de vuelta en el horno en intervalos de cinco minutos si no está completamente cocinada.

  7. Transfiere la piña a una charola de servicio grande, o a platos individuales y sirve inmediatamente mientras está todavía caliente.

Consejos y advertencias

  • Para agregar más sabor, rocía encima de las rebanadas de piña un poco de azúcar morena o nuez moscada justo antes de meterlas al horno.
  • Para hacer un postre simple, sirve unas rebanadas de piña al horno con helado de vainilla o yogur adornadas con menta fresca picada.

Más galerías de fotos



Escrito por christopher godwin | Traducido por reyes valdes