Cómo hornear una pierna de pavo

Escrito por Christopher Godwin | Traducido por Eduardo Moguel
Las piernas de pavo son un excelente plato principal para niños y adultos.

Las piernas de pavo son regularmente dejadas en segundo plano en los platos principales por las pechugas y los muslos. Sin embargo, las piernas de pavo poseen una carne muy sabrosa que puede cocinarse con facilidad usando algunas especias y condimentos. E incluso, la grasa inherente de la carne oscura produce asados jugosos y suaves. Combina las piernas de pavo horneadas con complementos tradicionales, como puré de papa y salsa de carne, zanahorias y guisantes asados, para un cena deliciosa y satisfactoria.

Saca la pierna de pavo del refrigerador y enjuágala con agua fría.

Seca la pierna con toallas de papel y deja que se caliente a temperatura ambiente por unos 30 minutos.

Pre-calienta el horno a 350 grados Fahrenheit

Combina el aceite de oliva extra virgen y la mantequilla sin sal en una sartén pequeña o un taza para medir resistente al calor. Calienta la mezcla a fuego bajo en la sartén o en el microondas hasta que la mantequilla se derrita por completo.

Coloca la pierna de pavo en el fondo de una bandeja para hornear o para asar y con la brocha, aplica por toda la pierna la mezcla de mantequilla y aceite de oliva. Sazona la pierna de pavo con sal kosher o marina y pimienta negra recién picada al gusto.

Cubre la bandeja para hornear o para asar con papel aluminio y cocina la carne en el horno por una hora.

Quita el papel aluminio de la bandeja después de 1 hora. Hornea la pierna destapada por unos 45 minutos más.

Saca la pierna de pavo del horno. Deja que la carne repose sobre una bandeja para servir durante unos 10 minutos, para que sus jugos naturales puedan distribuirse por toda la carne antes de servirla.

Consejo

Para más sabor, agrega un cuarto de cucharadita de ajo en polvo junto con la sal y la pimienta. También puedes frotar sobre la píerna una cucharadita de romero, eneldo o hierbas de Provenza, después de agregar la mezcla de mantequilla y aceite de oliva, justo antes de agregar la sal y la pimienta.