Cómo hornear unas pechugas de pollo deshuesadas y sin piel con marinada

Los estadounidenses están consumiendo más pollo que nunca, aproximadamente 60 libras por persona en el 2012, de acuerdo con Priceonomics, comparado con las 20 libras por persona consumidas en 1909 y la mayoría de ese pollo es en forma de pechuga de pollo deshuesada y sin piel. No es difícil saber porqué: las pechugas de pollo deshuesadas y sin piel son versátiles y fáciles de preparar. También son bajas en grasa y colesterol, altas en proteína y ricas en nutrientes como selenio, vitamina B-6 y niacina. Aunque las pechugas de pollo a menudo pueden ser secas y sin sabor, marinarlas con anticipación las suaviza y agrega sabor.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Ingredientes para marinada, como desees
  • Batidor
  • Tazón pequeño
  • Bolsa plástica resellable
  • Pechugas de pollo deshuesadas y sin piel, descongeladas
  • Plato para hornear poco profundo
  • Plato grande para hornear
  • Termómetro de lectura instantánea para carne

Instrucciones

    Marinando el pollo

  1. Bate los siguientes ingredientes en un tazón pequeño para crear tu marinada: sal o salsa salada como salsa de soya o de tamarindo; un líquido ácido como el vinagre o jugo de limón; una fuente de dulzor como la miel o azúcar; un ingrediente salado como el ajo o la salsa Worcertershire y tu opción de aceite. Planea utilizar cerca de tres partes de tu ingrediente ácido por cada parte de aceite. Agrega hierbas y especias, como desees.

  2. Vierte la marinada en una bolsa plástica resellable. Agrega las pechugas de pollo. Sella la bolsa y colócala sobre un plato para hornear poco profundo.

  3. Coloca el plato dentro del refrigerador. Deja que el pollo se marine por lo menos por una hora, pero no más de 12 horas.

    Hornear el pollo

  1. Retira las pechugas de pollo de la marinada y colócalas en el centro de un plato grande para hornear. Desecha la marinada.

  2. Coloca el plato para hornear dentro del horno precalentado a 375 grados Fahrenheit. Hornea las pechugas de pollo por 15 minutos.

  3. Introduce un termómetro para carne en la parte más gruesa de una de las pechugas de pollo. Retira el pollo del horno cuando la temperatura registre los 165 grados Fahrenheit.

Consejos y advertencias

  • Congela las pechugas de pollo dentro de la marinada hasta por dos semanas. Descongélalas en el refrigerador durante toda la noche y tendrás los ingredientes principales para una cena que te tomará minutos preparar.
  • Varias pechugas de pollo empacadas son inyectadas con una solución salina que aumenta significativamente el contenido de sodio. Si estás preocupado acerca del consumo de sodio, busca pechugas que no contengan más de 70 miligramos de contenido de sodio por porción. Asegúrate de utilizar una marinada poco salada o limítate a utilizar una marinada casera.
  • Nunca reutilices las marinadas. Si quieres convertir la marinada en una salsa para tu pollo primero llévala a ebullición, aconseja Foodsafety.gov.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por alejandra rojas