Cómo hornear unas pechugas de pavo con mucho sabor

Ya sea el Día de Acción de Gracias o solo tienes antojo de una pieza jugosa de pavo, el horneado es el método que puede ayudarte a preparar una comida llena de sabor. Las partes más importantes de hornear unas pechugas de pavo jugosas son la marinada y los condimentos. Sumergir las pechugas de pavo en una marinada bien condimentada las infunde con un sabor atrevido y agregar unas hierbas y especias adicionales antes de hornearlas puede darles incluso un mejor sabor. Sirve tus pechugas de pavo con un acompañante de papas horneadas y ejotes (green beans) al vapor y tendrás una comida nutritiva y llena de sabor.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Pechugas enteras de pavo
  • Plato grande para marinar
  • Batidor
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 1 taza de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de salvia seca (sage)
  • 1 cucharada de romero seco (rosemary)
  • 1 cucharada de albahaca seca (basil)
  • 1 cucharada de orégano seco
  • Aerosol antiadherente
  • Plato para hornear grande
  • Tenazas
  • Papel aluminio
  • Termómetro para carne
  • Plato para servir
  • Cuchillo para cortar

Instrucciones

  1. Bate el aceite, vino, sal, pimienta y hierbas secas en un plato grande.

  2. Enjuaga las pechugas de pavo bajo un chorro de agua y sécalas con unas toallas de papel.

  3. Coloca las pechugas de pavo dentro de la marinada y voltéalas hasta que queden bien cubiertas.

  4. Refrigera tus pechugas de pavo marinadas por cuatro a ocho horas, volteándolas una vez cada hora.

  5. Precalienta tu horno a 375 grados Fahrenheit.

  6. Rocía un plato grande para hornear con un aerosol antiadherente.

  7. Retira las pechugas de pavo de la marinada utilizando un par de tenazas grandes. Colócalas sobre el plato engrasado, rocíalas con más hierbas y cúbrelas herméticamente con papel aluminio.

  8. Hornea las pechugas de pavo por una hora. Retira el aluminio y continúa horneándolas por 30 minutos o más.

  9. Inserta el termómetro para carne en la sección más gruesa de una pechuga de pavo. La temperatura necesita ser de 160 grados Fahrenheit antes de que el pavo esté cocido completamente y sea seguro para comer.

  10. Saca tus pechugas de pavo del horno y pásalas a un plato para servir.

Consejos y advertencias

  • Frota todas las superficies de tus pechugas de pavo con un diente de ajo pelado para darles un toque adicional de sabor u hornea las pechugas con mitades de dientes de ajo pelados.
  • Las hojuelas de chile rojo, páprika, pimienta de limón (lemon pepper) y el curry son todas especias fuertes que agregan un sabor intenso a las pechugas de pavo.
  • Lava todos los utensilios y superficies que entren en contacto con las pechugas de pavo crudas con agua caliente y jabón para matar las bacterias.
  • Lava tus manos con jabón y agua caliente después de manipular el pavo crudo.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por alejandra rojas