Cómo hornear un libra de pechuga de pollo a 375 grados

La pechuga de pollo sin piel es una fuente saludable de proteínas con menos grasas saturadas, colesterol y calorías que la carne roja. Sacrificas un poco del sabor por una elección más saludable, pero no desesperes. El pollo tiene un sabor tan suave que puedes hacer casi cualquier cosa para complacer a tu paladar. La parte más importante de hornear una libra de pechuga de pollo es no cocinarla de más. Si la horneas aunque sea un poco de más, la carne blanca de ave se seca rápidamente. Utiliza un termómetro de carne de lectura instantánea para determinar cuándo la carne está lista. Hornea a una temperatura moderada (375 grados Fahrenheit estará bien) para prevenir que la carne más cerca del exterior se cocina de más hasta que la pechuga se cocine bien.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Plato para hornear o bandeja para asar
  • Aceite de cocina
  • Toallas de papel
  • Agentes saborizantes
  • Termómetro de lectura instantánea

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 375 grados Fahrenheit. Enciéndelo al menos 20 minutos antes de tiempo para asegurarte de que se caliente completamente. Engrasa un plato para hornear o la parte inferior de una bandeja para asar con aceite de colza u otro aceite de cocina.

  2. Seca toda la superficie de las pechugas de pollo con toallas de papel. Cúbrelas con aceite de cocina, jugo de cítricos, salsa de soja u otro líquido. Condiméntalas libremente con sal y pimienta, junto con otros agentes saborizantes que desees, como cáscara de cítricos, ajo (garlic) picado o jengibre (ginger), romero (rosemary), tomillo (thyme), estragon (tarragon), salvia (sage), perejil (parsley), mejorana (marjoram), orégano (oregano) o eneldo (dill). Los condimentos pre-preparados para carne o pollo tambien sirven, por ejemplo las mezclas cajún o ennegrecedoras. También puedes pasar las pechugas de pollo por una mezcla de harina todo propósito y condimentos para rebozarlas.

  3. Coloca la libra de pechuga de pollo con el lado plano hacia abajo en la sartén. Deja algo de espacio entre ellas. Coloca el pollo en el medio del horno. Hornéalo por aproximadamente 30 minutos. Sin embargo, el tiempo de cocción varía según su grosor, qué también tu horno mantenga la temperatura, el color y material de la bandeja y otros factores, así que no es una medida confiable. Utiliza el termómetro de lectura instantánea en el centro de la parte más gruesa de la pechuga y cocínala a una temperatura interna de 160 grados F. Además los jugos del pollo saldrán transparentes cuando esté completamente cocinado.

Consejos y advertencias

  • Coloca las pechugas en salmuera antes de hornearlas para ayudar a mantenerlos jugosas y tiernas. Llena una bandeja para hornear de vidrio o cerámica con alrededor de 6 tazas de agua para sumergir una libra de pechuga de pollo, o reemplaza la mitad del agua con jugo de fruta, vino (wine), salsa de soja (soy), té, cerveza (beer), vinagre (vinager), caldo u otro líquido. Disuelve 1/2 taza de sal kosher y 1/4 de taza de azúcar o azúcar marrón en el líquido y añade cualquier aromático, especias o hierbas que quieras. Sumerge el pollo en la salmuera dentro del refrigerador por hasta seis horas.
  • No enjuagues las pechugas de pollo después de abrir el paquete. Como indica el Department of Agriculture de EE.UU., esto no mata las bacterias y corres el riesgo de que las bacterias se esparzan por tu cocina. Una cocción adecuada las elimina.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por ana grasso