Cómo hornear un jamón en rebanadas precocido

Un jamón en rebanadas precocido te provee una entrada simple para preparar y conveniente para servir. Estos jamones son particularmente populares para las fiestas y cenas de buffet. Así como su nombre lo implica, el jamón precocido ha sido horneado, ahumado o curado con anterioridad, y viene listo para comer. Al colocar el jamón en el horno, simplemente estás calentando la carne para sacar su sabor y aroma. Mientras el jamón está en el horno, también puedes aplicarle un glaseado delicioso para caramelizar ligeramente la superficie de la carne. Los jamones se venden ya cortados hasta el hueso en rebanadas delgadas y continuas, así puedes servir de forma fácil la carne.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Molde para asar u hornear
  • Papel aluminio
  • Glaseado (opcional)
  • Brocha para untar
  • Termómetro de lectura instantánea

Instrucciones

  1. Coloca tu rejilla en el nivel más bajo del horno.

  2. Revisa el paquete del jamón para ver las recomendaciones de calentado y calienta el horno de acuerdo con las instrucciones, de lo contrario, caliéntalo entre los 250 a 275 grados Fahrenheit. Los jamones precocidos requieren calor mínimo, así que es suficiente una temperatura baja.

  3. Retira la envoltura y cualquier cubierta adicional del jamón.

  4. Escoge un molde grande para asar u hornear. Si utilizas uno de aluminio desechable, colócalo sobre una bandeja para más estabilidad.

  5. Coloca el jamón cortado boca abajo dentro del molde. Cúbrelo con una tapa o herméticamente con papel aluminio para evitar que se seque.

  6. Calienta el jamón por cerca de 12 a 15 minutos por libra. Déjalo aproximadamente dos horas para medio jamón y tres horas para un jamón entero.

  7. Utiliza una brocha para untar para glasear el jamón como lo desees. Si tu glaseado contiene azúcar, espera hasta la última hora de cocción para aplicarlo, así no se quema. Si estás utilizando un glaseado comercial que viene con el jamón, sigue las instrucciones del paquete.

  8. Revisa periódicamente la temperatura del jamón con un termómetro de lectura rápida, teniendo cuidado de colocarlo bien, así solo toca la carne y no el hueso. Vuelve a colocar la tapa o aluminio después de revisar la temperatura.

  9. Retira el jamón del horno cuando alcance una temperatura interna de 140 grados Fahrenheit.

  10. Deja que repose el jamón por 20 a 30 minutos después de removerlo del horno y antes de servirlo.

Consejos y advertencias

  • Guarda el hueso del jamón después de quitarle todas las rebanadas. Puedes utilizarlo como base para una deliciosa sopa de guisantes (pea) o de habas.
  • Hornea el jamón sólo hasta que se caliente. Este no requiere demasiada cocción para comerlo de forma segura y calentarlo demasiado o con temperatura muy alta hará que se seque.

Más galerías de fotos



Escrito por gwen bruno | Traducido por alejandra rojas