Hornear en un horno convencional vs. un horno tostador

Algunas invaluables recetas familiares son para una cantidad de pastel o galletas que tenía sentido en la edad de las familias numerosas. Para los hogares modernos de dos o tres, sin embargo, calentar el horno y preparar grandes cantidades de productos horneados puede ser exagerado. Preparar lotes más pequeños y hornear usando el horno tostador requiere de algunos ajustes, pero te puede ayudar a reducir tu consumo de energía y productos horneados.

Colocación de los estantes

Una de las principales ventajas de un horno convencional sobre un horno tostador es la colocación. Los estantes pueden levantarse o bajarse a distintas posiciones, alterando el flujo de aire caliente a favor de la parte inferior o superior de los productos que estás horneando. Un horno tostador podría tener sólo una o dos posiciones para los estantes, ofreciendo menos flexibilidad. Esto puede ser una limitación grave cuando estás horneando en un horno tostador porque el elemento calefactor está tan cerca de la parte superior de tus productos. A veces, podría ser necesario proteger la superficie superior con un trozo de papel de aluminio para evitar que se queme.

Tamaño

Los hornos convencionales pueden manejar casi cualquier cacerola, aunque sólo unos pocos modelos de gran tamaño pueden acomodar una cacerola de tamaño comercial. Ese no es el caso con los hornos tostadores, con su tamaño relativamente compacto y de bajo perfil. Los hornos más modernos están diseñados para acomodar hasta una pizza de 12 pulgadas, así que los pasteles redondos usualmente no son un problema, y cada uno viene con una charola pequeña para galletas. Las charolas para muffins o los moldes rectangulares son más problemáticos, y pueda ser necesario adaptar tu receta para recipientes más pequeños.

Escalando tus recetas

Hay charolas para hornear especializadas disponibles para hornos tostadores, pero la mayoría de las recetas están hechas para hornos convencionales. Para ajustar, busca un gráfico de charola-volumen en tu libro de cocina favorito o en línea. Vierte agua suficiente para llenar hasta la marca de las dos terceras partes en tu charola especializada, luego vierte esa cantidad en una taza de medir. Compara la capacidad de tu charola especializada con una regular y ajusta tu receta en consecuencia. Alternativamente podrías hacer un lote completo y congelar una parte de la masa para más tarde o cambiar a una receta de más bajo rendimiento diseñada para pequeños hogares y pequeñas charolas.

Ventajas

Adaptarte a hornear usando tu horno tostador puede requerir un esfuerzo, y ensayo y error, pero generalmente vale la pena. Si luchas para minimizar el consumo de repostería, cambiar a pequeños lotes en tu horno tostador puede ser de gran ayuda. Además, el horno tostador calienta más rápido que los hornos convencionales y utiliza significativamente menos electricidad. En verano o en climas cálidos, también experimentarás menos calentamiento en tu cocina si utilizas el aparato más pequeño.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por mariana groning