Cómo hornear un filete plano de hierro

Los filetes planos de hierro son conocidos con varios nombres, pero más a menudo como filetes de hoja superior o aguja, ya que provienen de la sección de la aguja de la vaca. Aguja se refiere a los cortes del cuello y el hombro, que son rendidores por su precio, además de sabrosos, pero provienen del lado más duro y más grasoso. Dado que la cocción al horno requiere calor seco, no es la mejor opción para los cortes menos tiernos como los de aguja. Pero los filetes planos de hierro por lo general son lo suficientemente tiernos para ser horneados si los adobas primero. La mayoría de los adobos aportan sabor pero no ablandan la carne, de modo que elige un adobo que haga tierno al filete.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jugo de piña, jugo de papaya o suero de leche
  • Plato de vidrio, cerámica u otro material no reactivo
  • Sal y pimienta
  • Condimentos (opcional)
  • Asadera
  • Lámina de aluminio
  • Aerosol antiadherente
  • Termómetro de alimentos

Instrucciones

  1. Vierte suficiente jugo de piña, de papaya o suero de leche en un plato de vidrio, cerámica u otro material para cubrir el filete plano de hierro. Estos líquidos tienen propiedades enzimáticas que, además de darle sabor, ablandan la carne. Añade sal y pimienta a gusto. Si quieres, puedes condimentar el adobo con hierbas y especias, como romero fresco o seco, cilantro, eneldo o pimienta de cayena. No uses un plato de metal para este adobo.

  2. Coloca el filete plano de hierro en el adobo y cubre el recipiente con su tapa o una envoltura de plástico. Ponlo en el refrigerador. Remoja la carne en adobo de jugo de piña o papaya durante aproximadamente una hora. Si es un adobo de suero de leche, déjalo allí dos o tres horas. Si dejas la carne en el adobo durante demasiado tiempo puede quedar demasiado blanda.

  3. Calienta el horno a 350 grados Fahrenheit (176,67 ºC) durante unos 20 minutos antes de cocinar el filete plano de hierro.

  4. Cubre el fondo de asadera con papel de aluminio. Rocía la rejilla de la asadera con aerosol antiadherente y colócala en ésta. El papel de aluminio facilitará la limpieza de la asadera.

  5. Quita el filete del adobo y deja que el exceso se escurra en el plato. Coloca el filete plano de hierro en la rejilla de la asadera e introdúcelo en el horno. Desecha el adobo.

  6. Hornea el bistec plano de hierro hasta el nivel deseado de cocción, revisándolo con un termómetro para alimentos. Cocínalo por unos 10 minutos a 120 grados Fahrenheit (48,88 ºC) para que quede apenas cocido; unos 12 minutos a 130 grados Fahrenheit (54,44 ºC) para que quede medio cocido; unos 15 minutos a 140 grados Fahrenheit (60,00 ºC) para una cocción a término medio; unos 20 minutos a 150 grados Fahrenheit (65,55 ºC) para que quede tres cuartos cocido; o aproximadamante 23 minutos a 160 grados Fahrenheit (71,11 ºC) para que quede bien cocido.

  7. Retira el filete plano de hierro de la asadera y colócalo sobre un plato. Déjalo reposar durante cinco a 10 minutos. Ésto permite que la humedad que se filtra fuera de las fibras musculares durante la cocción sea reabsorbida, haciendo que la carne quede más jugosa.

Consejos y advertencias

  • Si el filete plano de hierro no llega a quedar bien cocido, resulta más húmedo y tierno. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda cocinar los trozos sólidos de carne a 145 grados Fahrenheit (62,77 ºC).
  • Conserva la carne por debajo de 40 grados Fahrenheit (4,44 ºC) y no la dejes a temperatura ambiente durante más de dos horas.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por nieves fragola