Cómo hornear una chuleta de cerdo deshuesada del medio

Escrito por christopher godwin | Traducido por lucia ayala
Las chuletas de cerdo pueden ser parte de una cena clásica.

Una chuleta de cerdo del medio sin hueso es un corte sabroso de alta calidad de carne que a menudo es de un alto precio en comparación con otros cortes. Mientras que la parrilla puede ser el método más común para cocinar este corte de carne, cocerla puede ayudar a evitar que se sequen y se endurezcan durante el proceso de cocción. Sirve chuletas de cerdo del medio deshuesadas con verduras salteadas, como espinaca o brócoli, compota de manzana y puré de patata y salsa de carne para una clásica comida abundante.

Saca la chuleta de cerdo de la nevera y deja que se caliente a temperatura ambiente durante una hora antes de cocinarla. Mantén la carne cubierta con plástico o papel encerado en todo momento.

Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit.

Cepilla ambos lados de la chuleta de cerdo con una combinación de cantidades iguales de aceite extra virgen de oliva y mantequilla sin sal derretida. Espolvorea la salvia, romero y tomillo sobre la carne, y sazona todo con sal marina o kosher y pimienta negra recién molida a gusto.

Coloca la chuleta de cerdo en una asadera, y cubre el plato herméticamente con papel de aluminio. Hornea la chuleta de cerdo durante 35 minutos sin abrir el horno.

Verifica la temperatura interna de la carne en la parte más gruesa con un termómetro de lectura instantánea. Cuando la chuleta de cerdo esté completamente cocida, la temperatura debe estar entre 140 y 145 grados para una chuleta jugosa, desde 145 hasta 155 grados para cocción media y más de 160 grados para una bien cocida.

Advertencias

Evita cocinar carne de cerdo más de una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit. La carne se secará y perderá mucho de su sabor natural.