Hormigueo en las manos y pies durante el ejercicio

Si sientes hormigueo en tus manos y pies mientras entrenas, no es algo normal. Puede ser algo tan simple como estar deshidratado o indicar un problema más serio. Consulta con tu médico.

Oxígeno

El oxígeno es importante para descomponer los azúcares y las grasas para obtener energía. Debe seguir su camino para que las células individuales de tu cuerpo tengan energía sostenida. Una vez que tus pulmones envían oxígeno a tu sangre, tu corazón y arterias mueven la sangre oxigenada a los músculos que se contraen. Tus órganos tienen una capacidad máxima para el oxígeno y una vez que está vacío, tus células se apoyan en una pequeña reserva de oxígeno y liberan ácido láctico, que da como resultado dolor muscular y fatiga. Como tus manos y pies son los más extremos a la hora de recibir oxígeno, el ejercicio excesivo rápidamente vacía la cantidad que reciben tus extremidades. Esto puede causar hormigueo y entumecimiento.

Electrolitos

Los electrolitos son importantes para la correcta función de tus músculos y nervios. Regulan la hidratación del cuerpo, el pH de la sangre y la presión sanguínea mientras ayudan a reconstruir el tejido dañado. Las contracciones musculares necesitan electrolitos. Si hay un desequilibrio, tus músculos se pueden debilitar o producir un espasmo. Tu cuerpo debe tener el correcto balance de electrolitos, o pueden suceder mal funcionamientos. Naturalmente pierdes electrolitos cuando ejercitas a medida que tu cuerpo suda. Según Medical News Today, si no reemplazas estos electrolitos, puedes experimentar hormigueo y entumecimiento en tus manos y pies. Otros síntomas incluyen torceduras, debilidad, fatiga y un ritmo cardíaco irregular.

Mala circulación

La mala circulación, o falta de suministro de sangre a tus manos y pies, puede causar entumecimiento y hormigueo. Ejercitar los músculos exige un aumento de flujo sanguíneo, por lo tanto si tu flujo sanguíneo está restringido en algún lugar del cuerpo, esto puede hacer que tus extremidades carezcan de sangre y oxígeno. Una restricción del flujo sanguíneo puede resultar de la acumulación de placas en tus piernas, ansiedad que lleva a un ataque de adrenalina, del hábito de fumar, las deficiencias de vitaminas o del clima frío. Si estás ejercitando en temperaturas muy bajas, la disminución del flujo sanguíneo causa una disminución de oxígeno en tus dedos de las manos y los pies, lo que da como resultado la sensación de hormigueo.

Enfermedad

Ciertas afecciones médicas pueden causar hormigueo en tus manos y pies cuando haces ejercicio, como la diabetes, el fenómeno de Raynaud, la esclerosis múltiple o la lesión nerviosa. Con el paso del tiempo, la gente con diabetes puede experimentar neuropatía (entumecimiento u hormigueo en las extremidades, debido al daño nervioso). Según MedlinePus, el fenómeno de Raynaud es una afección en la cual los vasos sanguíneos se contraen de forma anormal, restringiendo el flujo sanguíneo a los dedos de las manos y los pies. Puede ser detonada por cualquier tipo de estrés en el cuerpo, como el ejercicio. La esclerosis múltiple puede causar hormigueo y entumecimiento en cualquier lugar del cuerpo. Si tienes una lesión sostenida en tus músculos, los nervios también estarán lesionados, lo que puede dar como resultado la sensación de hormigueo.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole adams | Traducido por aldana avale