¿A qué hora debes comer el desayuno?

Existen ventajas claras y significantes de salud al desayunar. Hacer esta comida es más importante que cuando la comes. Si tus mañanas son flexibles y tienes control de lo que te comes, puede ser, que valga la pena comer en el momento que te despiertas.

Los beneficios del desayuno

Aunque esperes un poco para desayunar cuando te acabas de despertar, le estás haciendo un favor a tu cuerpo. Un desayuno diario te ayuda a controlar tu hambre más tarde durante el día, reduce el riesgo de obesidad, te anima a tomar decisiones más sanas y te da más energía para la actividad física y el ejercicio. "Comer Bien" del nutriólogo Brierley Wright, M.S., R.D., también dice que los que toman el desayuno tienden a tener niveles de colesterol más bajos y son capaces de obtener más nutrientes esenciales como la fibra, calcio, zinc y hierro.

Coordinación de tiempo

El desayuno dispara tu metabolismo por la mañana, así que comer una vez que estés despierto puede aumentar tu nivel de energía rápidamente y animarte a estar más activo durante la mañana y al medio día. Tus niveles de azúcar en la sangre son naturalmente bajos cuando te despiertas, así que comer dentro de los 60 minutos después de despertar te puede ayudar a prevenir la baja de azúcar en la sangre. Si esperas hasta la hora de comer, sin embargo, tu energía estará muy baja y puedes terminar comiendo de más durante la primer comida del día, explica la Universidad Internacional de Florida.

Sentirse hambriento

No todos se sienten famélicos cuando despiertan en la mañana. Si no tienes ganas de comer una vez que te levantes, comer algo puede hacerte sentir incómodo, así que Wright dice que está bien esperar un poco antes del desayuno. "Comer el desayuno no tiene que ser lo primero que hagas en el día", dice ella. "Sólo asegúrate que cuando comas, tu comida sea algo que te mantendrá satisfecho por unas horas". Para una comida alta en energía, la nutricionista de "Cooking Light", Holley Johnson Grainger, M.S., R.D., recomienda escoger comidas que ofrezcan grasa sana, proteína magra y carbohidratos complejos, tal y como queso de hebra con galletas de granos entero y mantequilla de nuez o panecillos de trigo entero.

Desayuno y ejercicio

Si haces ejercicio por la mañana, es importante darle a tu cuerpo suficiente tiempo para digerir la comida antes de que vayas al gimnasio. Come un desayuno sano y balanceado por lo menos uno o dos horas antes de que hagas ejercicio. Ejercitarte antes de que hayas digerido la comida puede causar malestar digestivo o dolor de estómago. También puedes comer el desayuno después de ejercitarte por la mañana, pero ayuda si comes un bocadillo o bebida energética antes del ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por monica del valle