Cómo hacer que los hombros de una chica se vean más pequeños con la ropa

Las mujeres con un tipo de cuerpo de triángulo invertido suelen tener hombros anchos, que pueden ser tanto una bendición como una maldición. Los Hombros anchos permiten que la ropa cuelgue muy bien y puede hacer que la cintura parezca más delgada. También pueden hacer que algunas mujeres se sientan masculinas y cohibidas. Con el uso de algunos trucos de estilo, las chicas pueden hacer que sus hombros se vean más pequeños en la ropa, sin dejar de remarcar lo mejor de este tipo de cuerpo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • collares grandes
  • chaquetas largas
  • cinturones
  • tirantes gruesos

Instrucciones

  1. Selecciona un top con cuello estrecho. Si va sin mangas, tirantes anchos que se extienden desde la base del cuello hasta la parte superior del hombro o tops con cabestro funcionan porque sacan los ojos hacia dentro y los aleja de tus hombros. Los cuellos en forma de V tienen el mismo efecto. Evita cuellos cuadrados y tirantes finos.

  2. Busca ropa en tonos oscuros como el negro, azul marino y verde bosque. Estos colores adelgazan y agilizarán el aspecto general.

  3. Opta por piezas que son más completas en la parte inferior. Esto va a equilibrar la figura hacia fuera y quitará el foco de los hombros. Elige vestidos y faldas que se ensanchen en la cintura, o pantalones de piernas anchas.

  4. Luce accesorios como joyas llamativas. Grandes collares, aretes colgantes y cinturones gruesos van a desviar la atención, a la vez que harán que los hombros se vean más estrechos en comparación.

  5. Elige chaquetas largas y suéteres que lleguen hasta la cadera. Esto ayudará a crear una forma más alargada, en lugar de acentuar la forma de triángulo.

  6. Evita hombreras y los hombros recogidos, que sólo harán que la zona parezca más grande. La mayoría de las hombreras se pueden cortar con seguridad fuera de la ropa, para conseguir una forma más favorecedora.

Más galerías de fotos



Escrito por celeigh o'neil | Traducido por txell parera