Historia de las zapatillas con clavos

Las zapatillas de pista, también conocidas como zapatillas con clavos, han existido desde el siglo XIX. De acuerdo con "The History of Sport Shoes" de Cameron Kippen, estas zapatillas deportivas evolucionaron a partir de la necesidad de aligerar el peso de las mismas mejorando la tracción, lo que ayudaría a aumentar la velocidad mientras se competía en los juegos modernos de aquellos tiempos.

Orígenes

Las primeras zapatillas con clavos se desarrollaron en 1852, y fueron catalogadas por la empresa Spalding en 1894. El calzado con púas era de corte bajo, hecho de piel de canguro y tenía seis clavos en la suela del zapato, según Kippen. Fueron vendidas al por menor por US$6; lo que entonces era muy caro, ya que la mayoría de los hogares sobrevivían con sólo U$S11 a la semana.

Primera empresas

En 1890, Joseph William Foster creó la primera empresa de calzado deportivo en el Reino Unido, que hoy se conoce como Reebok. El era un atleta y desarrolló las zapatillas con clavos que le ayudaron a aumentar su velocidad. Adolf Dassler, conocido como el padre de la zapatilla deportiva moderna, en 1920 comenzó a crear zapatos que fueron diseñados para eventos específicos. Su compañía, conocida como Adidas, ofrece una amplia gama de zapatillas, y utilizaba los materiales más ligeros pero más fuertes disponibles en ese momento, de acuerdo con Sports Shoes Technology.

Tipos

Con la evolución y el avance de la tecnología, se han creado muchos tipos diferentes de zapatillas con clavos en función del evento en el que participa el atleta. Los clavos actuales están hechos también de materiales cerámicos o metálicos, y son extraíbles por lo que el atleta puede sustituirlos cuando se gastan sin tener que reemplazar el zapatilla entera. Para saltos de altura, los clavos se encuentran en la parte delantera y trasera de la zapatilla; los delanteros ayudan al aumento de la velocidad del atleta durante la carrera y las puntas del talón proporciona agarre para el despegue, según Sports Shoes Technology. Para salto en largo, salto con pértiga, y carreras, las zapatillas sólo tienen clavos en la parte delantera. Las carreras de corta distancia requieren una suela ligera pero resistente, y las carreras de larga distancia requiere un tacón más grueso.

Consideraciones

Desde el siglo XIX, se ha avanzado en la creación de este tipo de zapatillas y ahora son ofrecidas por una amplia gama de marcas, como Nike, Asics, Puma, Saucony, Adidas y Reebok. Según First to The Finish, el precio medio de las zapatillas con clavos puede variar entre US$10 a US$120, dependiendo de la marca y la calidad de la misma, y pueden ser para larga o media distancia, sprint, saltos, jabalina y salto en alto.

Más galerías de fotos



Escrito por dustin bogle | Traducido por valeria b. rivas