Historia de los cascos de fútbol americano

En el juego de fútbol americano de hoy en día, ​​los cascos son vitales para preservar la salud de los jugadores durante el partido. En los primeros días del fútbol americano, ​​los cascos apenas proporcionaban protección a la cabeza, a menudo teniendo como resultado lesiones graves en la cabeza, incluso con desenlaces fatales. La seguridad sigue siendo una preocupación en el deporte, con las tecnologías en constante desarrollo para mejorar la seguridad de la cabeza y reducir el riesgo y la frecuencia de conmociones cerebrales, que pueden poner fin prematuramente a la carrera de un jugador y provocar daños cerebrales a largo plazo.

Los primeros cascos

Los primeros cascos utilizados en el fútbol americano no ofrecían prácticamente ningún relleno. De hecho sería más adecuado describirlos como cubiertas para la cabeza hechas de cuero, en vez de propiamente cascos. Estas cubiertas tenían poco o ningún relleno, y muy poco efecto en la suavización de golpes en la cabeza. Según el sitio web PastTimeSports.biz, el primer casco de este tipo fue usado en 1893 en un partido entre los equipos de fútbol americano del ejército y de la marina. Los cascos continuaron utilizándose a partir de ese momento, pero no experimentaron propiamente mejoras significativas sino hasta la década de 1940.

Mejoras

Para cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, se estaba empezando a agregar un poco de relleno a los cascos. Todavía se utilizaba el cuero, pero la mejor protección de la cabeza ofrecía algún alivio contra las lesiones. Sin embargo estos cascos aún dejaban a los jugadores muy expuestos a heridas serias e incluso a daños cerebrales, dando pie a que se siguiera desarrollando una mayor mejora. Para 1950 los equipos comenzaron a usar cascos de plástico con relleno colocado en su interior. Esta fue una mejora significativa sobre los cascos de cuero, pero también permitió que los cascos y las cabezas fueran utilizados como proyectiles en el campo, con los jugadores bajando la cabeza para utilizar la dura superficie del casco al hacer contacto con un jugador contrario.

Desarrollo de la máscara facial

Las máscaras faciales ayudan a proteger la cara de las lesiones graves que pueden ocurrir durante un partido. Según el sitio web ESPN.com, la primera máscara facial fue implementada en 1953, en un partido jugado por los Browns de Cleveland. En éste, Otto Graham, mariscal de campo de los Browns, sufrió una lesión en la mandíbula y requirió algún tipo de protección colocado sobre su cara para poder continuar con seguridad el juego. En el medio tiempo, una cubierta protectora metálica fue colocada en el casco para proteger su mandíbula, y Graham pudo continuar el juego. En la NFL de hoy en día, la sencilla máscara facial de una sola barra desarrollada para Graham fue inhabilitada en favor de máscaras faciales que ofrecen una mejor protección a la cabeza.

Tecnología

Uno de los avances más significativos en la tecnología del casco de fútbol americano fue el desarrollo de la radio del casco. Este dispositivo permite a los entrenadores en la línea de banda comunicarse con el mariscal de campo a través de un auricular colocado en el casco, facilitando la transmisión de las instrucciones de juego en un entorno ruidoso y hostil. Estos cascos fueron inventados en la década de 1950, pero la liga de la NFL los inhabilitó después de unos cuantos juegos. Sin embargo, las radios fueron reintegrados en la década de 1990 y ahora son utilizados por todos los equipos de la NFL. Muchos equipos universitarios de fútbol americano también utilizan este tipo de casco.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan croswell | Traducido por josé antonio palafox