¿Cuál es la historia de las carreras de vallas de hipódromo y campo?

Las dos mayores carreras de vallas para hombres aparecieron a mediados del siglo XIX en Inglaterra. Alrededor de 1830, se corrían carreras de vallas de 100 yardas (91,4 m) sobre barreras de madera pesadas. La distancia se extendió a 110 metros en 1888. La carrera de vallas extendida a 400 metros se introdujo alrededor de 1860 en Oxford. Los corredores saltaban sobre 12 barreras de madera pesada que estaban separadas a una misma distancia. Las carreras de vallas de 110 metros fueron incluidas como una carrera de los Juegos Olímpicos en 1896, justo después de que vallas sólidas y pesadas fueran reemplazadas por vallas más livianas que podían ser derribadas hacia adelante. Las carreras de vallas de 400 metros se convirtieron un deporte Olímpico para hombres en 1900.

Mujeres

Las primeras carreras de vallas para mujeres se llevaron a cabo en 1926 en una distancia de 80 metros. El evento obtuvo un estatus Olímpico en 1932. En 1969, la distancia fue extendida a 100 metros, lo que se volvió estándar en los Olímpicos desde 1972. Las mujeres no corrieron carreras de vallas de 400 metros en los Olímpicos hasta 1984.

Evolución

En los inicios del deporte, las vallas eran más barreras que las del siglo XXI. Dado que no podías correr a través de las vallas y derribarlas (era más probable que la valla inmóvil y pesada derribara al corredor), la técnica inicial era primitiva. Los competidores ejecutaban saltos "atados" doblando las piernas bajo sus cuerpos. Incluso cuando se implementaron las vallas más livianas, quedabas descalificado si derribabas más de tres vallas, una regla que prevaleció hasta que se introdujeron las vallas en forma de L en 1935. Desde entonces deslizarse sobre las vallas se convirtió en la técnica moderna de salto de vallas, y cuando se estandarizaron los hipódromos atléticos sintéticos en la década de 1960, los récords se rompían continuamente.

Campeones masculinos

El primer gran corredor de vallas masculino fue el norteamericano Alvin Kraenzlein, quien creó la técnica moderna de zancada en lugar de salto sobre las vallas mientras se toman tres pasos entre las barreras en las carreras de vallas de 110 metros. Otros norteamericanos han brillado en este evento. En los Juegos Olímpicos de 1948 y 1952, llevados a cabo en Londres y Helsinki, Harrison Dillard estableció un récord sin precedentes ganando medallas de oro tanto en la carrera de 100 metros como en la carrera de vallas de 110 metros. En la carrera de vallas de 400 metros, Edwin Moses, considerado el mejor corredor de vallas de larga distancia en la historia, ganó 122 carreras consecutivas entre 1977 y 1987, incluyendo medallas de oro en 1976 y 1984. Desde marzo de 2011, el poseedor del récord mundial en las carreras de vallas de 400 metros es Kevin Young, quien voló sobre la pista en 46,78 segundos en las Olimpiadas de 1992.

Campeonas femeninas

Babe Didrikson Zaharias, seleccionada la mejor mujer atleta en el mundo desde 1900 hasta 1950 por Associated Press, ganó la carrera de vallas inaugural de 80 metros para mujeres en los Juegos Olímpicos de 1932 en un tiempo récord mundial. Otras campeonas mundiales han dejado su marca en la era moderna en las carreras de vallas de 400 metros. En la carrera Olímpica para mujeres de 1984, Nawal El Montawake se convirtió tanto en la primera mujer africana como en la primera mujer islámica en ganar un oro. En 1992, la británica Sally Gunnel se convirtió en la única mujer en ganar simultáneamente los campeonatos Olímpicos, Mundial Europeo y Commonwealth británico en un sólo evento. El récord mundial para mujeres en carrera de vallas de 400 metros lo posee la estrella rusa Yulina Pechonkina con 52,32 segundos.

Más galerías de fotos



Escrito por jim thomas | Traducido por natalia orduz