Hirviendo vs. horneando pollo

El pollo, la carne blanca ubicua, es delicioso, nutritivo y fácil de preparar. Sin embargo, si bien puede haber una multitud de maneras de cocinar un pollo, muchas recetas piden simplemente hornearlo o hervirlo. Ambos métodos producen una carne húmeda y tierna, con una ligera variación en el sabor y la composición nutricional.

Las técnicas sabrosas

Hornear o hervir la carne produce una carne tierna sin grasa añadida. Ambos métodos llevan aproximadamente la misma cantidad de tiempo y trabajo para casi todas las partes del pollo. Si haces el pollo al horno con el hueso es mejor y puedes comerlo con los dedos, mientras que el pollo hervido se desprende del hueso con facilidad y funciona mejor picado o trozado y mezclado con otros ingredientes. El pollo al horno con la piel es ligeramente más alto en calorías, alrededor de 220 para el cuarto trasero, que el pollo hervido, que tiene alrededor de 190 calorías para la misma pieza, ya que algo de la grasa queda en el agua. Hornear el pollo produce una carne seca, pero con sabor más robusto que el pollo hervido. Este es más bajo en fósforo y otros minerales, pero tiene casi el mismo contenido en proteínas que el hecho al horno.

Horneando el ave

Hornea el pollo a 350 ºF en el horno precalentado. Cocina el ave en una cacerola cubierta para evitar que la piel se dore o sin tapar para producir una corteza dorada crujiente. Si quitas la piel antes de la cocción, la carne puede llegar a ser un poco dura ya que el calor seco deshidrata la capa externa de la carne. Sin embargo, cocinarlo con la piel y luego sacarla antes de comerlo puede reducir la cantidad total de grasas y calorías al mismo tiempo que conserva la mayor parte del sabor. Hornea un pollo durante aproximadamente 30 minutos por libra. Las pechugas deshuesadas toman sólo unos 30 minutos en hornearse y si tiene hueso, como los huesos en los pechos, las patas o los muslos, toma entre 30 y 40 minutos.

Hirviendo lentamente el ave

Hervir el pollo a altas temperaturas puede hacer que la carne sea dura. Sin embargo, hervirlo a fuego lento en agua a una temperatura baja durante un período de tiempo más largo, infunde de humedad a la carne y hace que sea tierna y suculenta al tiempo que reduce el contenido de grasa. La grasa sale de la carne y se queda en el caldo, lo que resulta en una carne baja en calorías comparada a la horneada con la piel. Hierve un pollo entero a fuego medio durante aproximadamente una hora; los trozos más pequeños llevan menos tiempo.

Encuentra la carne

Mientras es casi intercambiable en muchas recetas, el pollo al horno y hervido se puede comer solo, triturado o picado y mezclado con otros ingredientes. El pollo al horno se puede servir solo o añadido a las recetas como la pizza y ensaladas de lechuga. Debido a que es más frágil, el pollo hervido funciona bien en las sopas, como la sopa de pollo, o platos que requieren de pollo húmedo y desmenuzado, como enchiladas de pollo y sándwiches de ensalada de pollo.

Más galerías de fotos



Escrito por viola horne | Traducido por juan ignacio ceviño