Hipotensión y ejercicio

La hipotensión se produce cuando la presión arterial es mucho menor de lo normal. La presión arterial baja puede ser peligrosa, especialmente si se trata de un problema crónico, debido a que el cerebro, el corazón y otros órganos no reciben suficiente sangre y oxígeno para funcionar como deberían. El ejercicio es beneficioso para los individuos hipotensos, aunque deben tener en cuenta algunas precauciones.

Síntomas

La presión arterial baja puede producir una variedad de síntomas, dependiendo de la gravedad. Las personas que no notan ningún síntoma en absoluto si la caída de la presión arterial no es muy importante. Mareos, aturdimiento, náuseas, visión borrosa, sed, y piel fría, húmeda o pálida todos pueden ser indicativos de una baja en la presión arterial. Si la presión arterial cae rápidamente o baja demasiado, se pueden producir desmayos.

Hipotensión durante el ejercicio

En general, la presión arterial responde al ejercicio al mostrar un aumento. La presión arterial sistólica, el número superior de una medición de la presión arterial, es el valor que se incrementa mientras que la medición diastólica más baja en general sigue siendo la misma o incluso puede disminuir ligeramente. Los valores de presión sistólica que disminuyen durante el ejercicio son indicativos de hipotensión. La hipotensión durante el ejercicio podría significar que esa persona tiene una afección llamada trastorno valvular aórtica o enfermedad cardíaca grave. La hipotensión durante el ejercicio debe ser monitoreada muy de cerca por profesionales de la medicina. El ejercicio puede necesitar ser interrumpido o alterado para ayudar a evitar la disminución del aporte de oxígeno y desmayos.

Hipotensión después del ejercicio

Las bajas de la presión arterial son muy comunes después de hacer ejercicio por periodos cortos, especialmente si un individuo lo hace a su nivel máximo. Los niveles de presión sistólica se reducirán al nivel de reposo de una persona durante cinco o seis minutos después de interrumpir el ejercicio y luego se reducirá a un nivel más bajo que se miden antes del ejercicio. Este valor más bajo a menudo se mantiene durante unas pocas horas. En el caso de que los niveles de presión arterial no regresen a la normalidad después de unas horas, se debe buscar atención médica.

Consideraciones especiales

Las personas con hipotensión pueden ejercitar de forma segura si toman algunas precauciones. El ejercicio puede incluso ayudar a aumentar los valores de presión arterial ligeramente. El mayor motivo de preocupación para las personas con hipotensión son los cambios posturales rápidos. Ejercicios como el yoga, en el que la transición de una posición a otra se hace rápidamente o tener la cabeza por debajo del nivel del corazón, pueden afectar negativamente a tus valores de presión arterial. Esto puede intensificar los síntomas y podría provocar un desmayo. Las personas deben tener cuidado de hacer transiciones posturales lentamente. Evitar los ejercicios en los que la cabeza está por debajo del nivel del corazón puede ser necesario para algunas personas, especialmente si notan que los síntomas se intensificaron. Cualquier inquietud o cambios observados durante el ejercicio deben ser documentados y discutidos con un profesional médico.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda davis | Traducido por verónica sánchez fang