Hiperactividad y niños difíciles de calmar

Si tu hijo muestra una personalidad hiperactiva o temperamental, puede ser difícil hacer frente a su comportamiento y sus repercusiones. Kids Health explica que cuando un niño es difícil de calmar, sobre todo cuando está en medio de una rabieta, en general hay una razón. Mientras que la hiperactividad de tu hijo y el comportamiento hiperactivo pueden ser frustrantes, llegar al fondo del problema ayudará a determinar la manera de calmarlo.

Causas

Las causas de un niño hiperactivo podrían simplemente ser algo obvio, como tener una sobrecarga de energía, estar muy cansado o haber consumido demasiada azúcar o dulces con su almuerzo. Es importante tener en cuenta todas las opciones cuando se trata de descifrar lo que está causando su exceso de actividad. Algunos niños simplemente están abrumados por estar rodeados de un montón de otros niños y jugar en grupos podría llevarlos a una amplia gama de emociones, especialmente en niños pequeños. En los casos graves, un trastorno psicológico o de comportamiento podría ser la causa de un niño que es difícil de calmar.

Problemas

Si tu hijo tiene una rabieta, es muy hiperactivo y difícil de calmar, esto puede causar problemas con él tanto con sus compañeros y como con los adultos que lo supervisan. En un entorno con sus pares como una guardería, escuela o incluso al visitar la casa de un amigo, si tu hijo muestra signos de comportamiento hiperactivo puede mostrarse como dominante o agresivo con otros niños. Esto puede causar problemas con la construcción y mantenimiento de relaciones y amistades. Si este tipo de conducta ocurre en la escuela, podría estar interrumpiendo la clase o ser sancionado de manera regular.

Consideraciones

Considera el hecho de que si tu hija está continuamente actuando así y es difícil de calmar, hay varios trastornos que podrían contribuir a su comportamiento. Healthy Children menciona que algunos tipos de trastornos de la conducta que incluyen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno negativista desafiante, trastorno de ansiedad y problemas de conducta, se deben descartar por un pediatra del desarrollo conductual o psiquiatra para asegurarse de que no hay un problema de fondo.

Advertencia

Si tu hijo es difícil de manejar y muestra señales de hostilidad, podría tener un trastorno de la conducta, sugiere Medline Plus. Algunos de los síntomas incluyen robo, mentir, bajo rendimiento escolar rabietas, comportamiento argumentativo y hostilidad hacia la autoridad, como los cuidadores, padres y profesores. La mayoría de los psicólogos pueden diagnosticar a tu hijo con un trastorno de la conducta, si estos síntomas están presentes durante más de seis meses. Mientras que un niño hiperactivo puede mostrar todas estas señales en hechos aislados, estos comportamientos pueden convertirse en hechos habituales.

Soluciones

Cuando tu hijo está actuando y es difícil de calmar o de razonar, tienes que encontrar una solución a su comportamiento. Family Education sugiere no ceder por completo, sino ofrecerle a tu hija una firme elección para su mal comportamiento. Cambia la situación de su ira y explosión al moverla a un nuevo lugar y hablar con ella a través de sus emociones. Trata de transformar cualquier comportamiento o arrebatos negativos en algo completamente diferente, como su pasatiempo favorito o un juguete. Esto puede ayudarle a transferir su enfoque de estar muy tensa a un comportamiento que es más manejable y aceptable.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por mayra cabrera