Té de hinojo y embarazo

El té de hinojo, una bebida fragante hecha de las hojas o las semillas de la planta de hinojo, se ha utilizado ampliamente en la medicina naturista desde hace cientos de años. Históricamente, las parteras y los herbolarios recomiendan la hierba como una intervención integral de los trastornos que afectan el sistema reproductivo femenino. En la naturopatía moderna, el hinojo sigue siendo una opción de tratamiento popular para las complicaciones del embarazo y la lactancia. Aunque el hinojo es seguro cuando se usa en cantidades que normalmente se encuentran en los alimentos, las dosis medicinales del té de hinojo no se han demostrado que son seguras para las mujeres embarazadas o en lactancia.

Estado GRAS

El té de hinojo y sus compuestos constituyentes activos se clasifican como GRAS, o generalmente reconocidos como seguros, por la Food and Drug Administration. Una revisión independiente de la asociación Flavor and Extract Manufacturers determinaron que el anetol, el compuesto medicinal activo encontrado en el hinojo, es seguro cuando se usa en las cantidades moderadas que se encuentran en los alimentos. Extensas pruebas en animales indican que los alimentos que contienen anetol son en última instancia inofensivos para los seres humanos. Sin embargo, los tés de hinojo pueden contener altas dosis de anetol que sobrepasan la ingesta diaria recomendada. Estas grandes dosis teóricamente podrían causar efectos secundarios desagradables o peligrosos.

Efectos estrogénicos

El té de hinojo parece alterar sensiblemente los niveles de estrógeno, una hormona reproductiva femenina involucrada en la concepción, el embarazo y la lactancia. Un estudio de 1980 publicado en el "Journal of Ethnopharmacology" sugiere que las propiedades estrogénicas del hinojo se derivan de los compuestos anetol, photoanethole y dianethole, que comparte sabor similar a hierbas como el regaliz y el anís. Todas estas medicinas botánicas se han utilizado para aumentar la producción de leche materna, promover la menstruación y provocar el parto en mujeres embarazadas. En la década de 1930, los científicos investigaron los compuestos de alteración hormonal de hinojo para el uso en la síntesis de estrógeno artificial.

Efectos en el embarazo

Los efectos de alteración hormonal del té de hinojo pueden inducir y facilitar el parto cuando el embarazo está en los últimos meses. Sin embargo, al igual que otras medicinas botánicas, el té de hinojo solo se considera seguro cuando se usa bajo la supervisión de una partera u obstetra calificado. Ningún estudio ha investigado la seguridad del té de hinojo cuando se usa en cantidades medicinales durante el embarazo. En teoría, podría provocar un parto prematuro si se utiliza de forma prematura durante el embarazo. El té de hinojo también podría atravesar la placenta y afectar el sistema endocrino del bebé en desarrollo. No uses té de hinojo durante el embarazo sin consultar a tu proveedor de atención médica.

Efectos en lactancia

Después del embarazo, algunas madres utilizan el té de hinojo para promover la producción de leche materna. El reconocido especialista en lactancia Kelly Bonyata recomienda el té de hinojo como un método para mejorar la decepción, el reflejo que hace que las mujeres que amamantan expulsen leche en respuesta a la estimulación del pezón. Sin embargo, señala que las dosis grandes pueden realmente disminuir la producción de leche. Un informe en el "Journal of Pediatric Surgery" observó que los bebés expuestos a grandes cantidades de té de hinojo desarrollaron telarca o el desarrollo de mama precoz. Esta alarmante situación también podría ocurrir teóricamente cuando los compuestos de hinojo se cruzan en la leche materna de una madre lactante. Las madres lactantes deben consultar a un pediatra o consultora de lactancia antes de usar el té de hinojo.

Más galerías de fotos



Escrito por juniper russo | Traducido por gabriela nungaray