Hinchazón y aumento de peso con la Coca-Cola de dieta

La pérdida de peso puede parecer una simple cuestión de gastar más calorías de las que ingieres, pero según los investigadores, la calidad de tus calorías también podrían marcar una diferencias. Las bebidas con cero calorías como la Coca-Cola de dieta podría hacer más mal que bien al ancho de nuestras cinturas.

Metabolismo lento

La gaseosa de dieta reemplaza al azúcar de las gaseosas comunes con un edulcorante artificial como el aspartame o la sacarina. Tu cuerpo conoce la sensación de probar algo dulce y de manera innata asocia el sabor dulce con una comida o bebida llena de calorías. Además, cuando tu cuerpo ingiere algo dulce, el metabolismo se acelera naturalmente y la temperatura del cuerpo aumenta preparándose para la digestión. En el caso de las bebidas de dieta, cuando el cuerpo sabe algo dulce, pero no recibe las calorías anticipadas, se confunde, y tu índice metabólico se vuelve lento. Las calorías no se queman fácilmente y en cambio, se almacena todo exceso de energía.

Comer demasiado para compensar

Después de beber una gaseosa dietética la regulación calórica es mala porque el cuerpo sigue deseando encontrar una forma de consumir las calorías faltantes que esperaba cuando probó algo dulce. Por lo tanto, cuando tomas Coca-Cola de dieta, con frecuencia puedes comer de más para compensar las calorías deseadas. Esta compensación de calorías puede socavar tus esfuerzos por adelgazar, particularmente porque beber una gaseosa dietética también puede provocar que tu índice metabólico baje.

Riesgos de enfermedades

Si bien el consumo excesivo de azúcar está ligado a la resistencia a la insulina y a la diabetes, el edulcorante artificial también puede contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas. La evidencia resultante de la investigación realizada en el Duke University Medical Center sugiere que las personas que consumen bebidas dietéticas corren un mayor riesgo de tener un síndrome metabólico, una condición que incluye síntomas como un exceso de grasa abdominal, resistencia a la insulina e hipertensión. El síndrome metabólico es un factor de riesgo para el desarrollo de la diabetes y la enfermedad cardíaca. Irónicamente, beber gaseosas dietéticas pueden también contribuir a la obesidad, que conlleva sus propios riesgos de contraer enfermedades.

Densidad ósea

En las mujeres, el consumo regular de bebidas gaseosas carbonatas dietéticas está vinculado con una reducción significativa de masa ósea. Mantener la densidad mineral de los huesos es importante para prevenir la osteoporosis, particularmente en mujeres de más de 30 años. Según el "Journal of Clinical Nutrition", la cafeína que contienen las gaseosas como la Coca-Cola de dieta puede jugar un papel en la extracción de calcio de los huesos, reduciendo así la densidad mineral del hueso con el correr del tiempo. El contenido de ácido fosfórico de las gaseosas dietéticas también pueden bloquear la absorción del calcio en el cuerpo, y el calcio es un mineral importante para la salud de los huesos.

Hinchazón

MedPage Today afirma que las bebidas carbonatadas causan hinchazón en el vientre cuando el gas del carbón de la bebida se libera en el estómago y el intestino. También se puede producir porque al cuerpo le cuesta digerir los edulcorantes artificiales. Si bien la hinchazón es una condición pasajera, un vientre protuberante puede hacer que parezca que has aumentado de peso. A los fines de bajar de peso y de la salud en general, la mejor opción es beber agua porque pasa fácilmente por todo el cuerpo e incluso ayuda a reducir la hinchazón y la inflamación.

Más galerías de fotos



Escrito por eryn culotta | Traducido por irene cudich