¿Se te pueden hinchar los pies después de beber cerveza?

Tomar cerveza (o cualquier otra bebida alcohólica) puede causar inflamación o edema. El edema ocurre cuando una cantidad anormal de líquido se acumula en los tejidos de tu pie, manos u otras partes del cuerpo. El edema que ocurre después de una ola de cerveza pero que se va en uno o dos días puede no ser una preocupación médica mayor. Sin embargo, si tus pies o tobillos se inflaman de forma consistente después de tomar o queda inflamados por largos períodos, puede indicar un serio problema con tu hígado, corazón o riñones.

Inflamación temporaria

El alcohol afecta la capacidad de filtración de tus riñones. Cuando el alcohol ingresa a tu torrente sanguíneo, suprime la liberación de la hormona antidiurética o ADH. El nivel de ADH reducido y los efectos directos del alcohol sobre tus riñones lleva a una rápida pérdida de agua (y frecuentes viajes al baño a orinar). Este efecto es más profundo cuando comienzas a beber. Cuando dejas de hacerlo la concentración de alcohol en sangre se estabiliza, los niveles de ADH rebotan y los riñones comienzan a retener agua nuevamente. Debido a que el alcohol también cambia el manejo de electrolitos que hacen tus riñones (como el sodio y el potasio), el agua total de tu cuerpo se reduce temporalmente después de una ola de bebida. Esto puede manifestarse como una inflamación en tus pies y manos. Si eres una persona saludable y no un gran bebedor, esta inflamación generalmente se va alrededor de un día.

Hepatitis y cirrosis

Beber cerveza u otras formas de alcohol de forma crónica durante varios años puede causar inflamación en tus pies por una razón mucho más seria: problemas hepáticos. La hepatitis alcohólicas describe una afección en la cual tu hígado se agranda, inflama y no puede funcionar normalmente. La inflamación de tus pies y manos y la acumulación de fluidos en el vientre son comunes con esta afección, especialmente si estás desnutrido. Beber mucho durante años también puede llevar a la cirrosis del hígado. Con esta afección, tu hígado queda lleno de cicatrices y funciona mal. Las cicatrices distorsionan tu hígado y parcialmente bloquea el flujo de sangre a través de él, llevando a una disminución de presión en la vena que va hacia dicho órgano. Esta afección (hipertensión portal) detona una serie compleja de eventos que llevan a una retención de agua marcada. La inflamación persistente aparece en tus pies, manos, rostro y vientre.

Daño renal

Dejarse llevar por la cerveza u otras formas de alcohol daña tus riñones con el tiempo. Debido a que tus riñones controla el balance de agua en tu cuerpo, el daño renal inducido por el alcohol comúnmente lleva a un aumento de la cantidad de agua total en el cuerpo. La reducción de la función renal relacionada con la ingesta de alcohol también lleva a niveles anormales de electrolitos en tu torrente sanguíneo, incluyendo sodio, potasio y fósforo. La combinación de aumento de agua en el cuerpo y niveles anormales de electrolitos lleva a la filtración de líquidos en los tejidos del cuerpo, con la inflamación de tus pies y manos.

Cardiomiopatía alcohólica

Beber demasiado puede tener efectos tóxicos en tu corazón, estirando y debilitando el músculo con el paso del tiempo. Con esta afección, conocida como "cardiomiopatía alcohólica", el corazón debilitado tiene problemas para bombear sangre. La falla cardíaca aparece en las etapas avanzadas de la afección. El líquido de tu torrente sanguíneo se filtra en los pulmones y los tejidos del cuerpo. Los síntomas comunes incluyen inflamación de pies y tobillos, fatiga y falta de aire.

Precaución

Si experimentas inflamación frecuente o persistente en tus pies o tobillos, visita a tu médico. También habla con él si tienes dificultad para controlarte con la bebida.

Más galerías de fotos



Escrito por jason carpenter | Traducido por aldana avale