Qué hacer si tu hijo se tragó una roca pequeña

Los niños tienden a poner cualquier cosa que encuentran en su boca. No está limitado a bebés o niños pequeños. A muchos niños en edad preescolar o a comienzos de la escuela primaria también les gusta poner objetos en su boca (a veces ese objeto es una roca). Si estás preocupado porque tu hijo se tragó una de ellas, saber qué sucede cuando su cuerpo está expuesto a un objeto extraño puede ayudarte a determinar si necesita atención médica.

Observa los síntomas

Muchos niños tragan pequeños objetos que pasan por su sistema digestivo y se eliminan algunos días después. En otros casos, la roca que tu hijo se tragó puede causar problemas y deberás estar en la búsqueda de ellos. Si la roca queda atrapada en sus vías respiratorias, probablemente tosa, tenga náuseas o sibilancias. Quizás también tenga problemas para respirar o puede perder la consciencia (estas a menudo son causas suficientes para buscar atención médica inmediata). Tu hijo también podría babear más a menudo que lo normal, escupir, vomitar o quejarse de dolor de estómago. Si muestra alguno de estos síntomas, deberás ir a un servicio de emergencia con rapidez.

Saber qué puede suceder

Algunos casos, la roca que se tragó no causará síntomas inmediatos pero puede desencadenar otros problemas médicos. Si esta pasa a través del esófago, terminará en su estómago. En algunos casos, el objeto puede causar una infección. Los signos de una infección incluyen dolor abdominal, fiebre, vómitos o sensibilidad local, según MedlinePlus. Si tu hijo se traga una roca pequeña, puede causar un sangrado rectal o anal, lo que puede desencadenar la presencia de sangre en sus heces. Cualquiera de estos síntomas justifican una visita al médico o a la sala de emergencias. Si no pasa la pequeña roca dentro de cinco a siete días, deberás buscar atención médica porque generalmente se exigen exámenes de rayos X para ver dónde está el objeto. Luego el médico podrá elegir el curso de tratamiento más apropiado para quitar la pequeña roca.

Consideraciones adicionales

Si la roca pequeña que tu hijo se tragó era afilada o tenía bordes dentados, probablemente no tengas que esperar si se desarrollan síntomas. En la mayoría de los casos, incluso los objetos afilados pasarán por los intestinos de tu hijo y serán eliminados en las heces, según el sitio web AskDr.Sears. En pocos casos, los bordes afilados pueden causar daño en el estómago y los intestinos. Lleva a tu hijo a una sala de emergencia y el médico hará un análisis de rayos X para determinar si los bordes afilados son peligrosos.

Prevención

Si tu hijo es propenso a ponerse cosas en su boca, ofrece supervisión adulta constante. Obsérvalo muy de cerca si tienes rocas pequeñas en tu jardín o en la sala de juego donde él juega. Si se ha tragado una roca pequeña en el pasado sin ninguna complicación, el podría no darse cuenta de lo peligroso que es. No dejes de supervisarlo cuando hayan algunas de estas a su alrededor. Si tu hijo se pone en la boca cosas regularmente, mantén los objetos pequeños como botones, perlas y monedas, fuera de su alcance. Estos elementos pueden causar los mismos problemas que los ocasionados por las rocas pequeñas en el esófago y el estómago.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por aldana avale